Los alcaldes en bonanza

El análisis de 244 declaraciones patrimoniales de toma de posesión de 2009 y cese de funciones de 2012 obtenidas a través de la Ley de Acceso a la Información Pública muestra cómo algunos alcaldes lograron llegar a amasar fortunas propias de más de $1 millón o simplemente ahorrar hasta $1 millón anuales. 225 ediles tuvieron en este periodo un excedente por cada año de gestión de $4.1 millones, acumulando en tres años $12.3 millones en ahorros personales o familiares.
Enlace copiado
Ahorros. El alcalde que más ahorró entre 2009 y 2012 fue el de Ilobasco, José María Dimas Castellanos -conocido como Eliseo-. Declaró que anualmente sus ingresos superaron a sus egresos por $950,187.

Ahorros. El alcalde que más ahorró entre 2009 y 2012 fue el de Ilobasco, José María Dimas Castellanos -conocido como Eliseo-. Declaró que anualmente sus ingresos superaron a sus egresos por $950,187.

Índice de Desarrollo Humano. Según un informe del PNUD, Ilobasco es el municipio número 166 en desarrollo humano, con un IDH de  0.666.

Índice de Desarrollo Humano. Según un informe del PNUD, Ilobasco es el municipio número 166 en desarrollo humano, con un IDH de 0.666.

Lotificadora. El alcalde de Ilobasco, Eliseo Castellanos aseguró que sus ingresos vienen de su  empresa lotificadora. Sin embargo, el edil no se acordaba del nombre de su compañía.

Lotificadora. El alcalde de Ilobasco, Eliseo Castellanos aseguró que sus ingresos vienen de su empresa lotificadora. Sin embargo, el edil no se acordaba del nombre de su compañía.

Sueldo promedio.  El sueldo promedio de 244 alcaldes al término de su período en 2012 fue de $1,997. De esos, 20 tenían un sueldo mayor a $3,500.

Sueldo promedio. El sueldo promedio de 244 alcaldes al término de su período en 2012 fue de $1,997. De esos, 20 tenían un sueldo mayor a $3,500.

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Los alcaldes en bonanza

Enlace copiado
A José María Dimas Castellanos Hernández lo conocen como Eliseo Castellanos en el municipio que dirige desde más de 15 años. Eliseo o Cheyo explica afuera de su despacho, frente al parqueo interno de la Alcaldía Municipal de Ilobasco en el departamento de Cabañas. Esta mañana de miércoles se le puede encontrar aquí, a la par de carros y pick up doble cabina rodeado de un grupo de personas que le informan sobre actividades del municipio.



En la página de Facebook de la alcaldía aparece en casi todas las fotos con un atuendo parecido al que viste ahora. Pantalón de jeans ajustado, botas oscuras y una camisa manga corta. Reloj plateado y dorado en su mano izquierda y en la derecha un brazalete dorado. El celular al costado derecho de su cincho.

Su entrada a la vida política de este municipio de 72,262 habitantes, asegura el jefe del municipio del partido ARENA, surgió porque el pueblo lo pedía. Recuerda que le empezaron a pedir que participara, que se metiera, que lo apoyarían. “Así nace a veces, en ideas, en bromas y se llegan a hacer realidad las cosas”.

Su despacho es amplio. El escritorio de madera de más de 1 metro de ancho parece bailar en esta oficina oscura, a pesar de que son las 10 de la mañana y tener una ventana que da al parqueo. Un velo púrpura la polariza y la luz artificial no está funcionando. El alcalde de pelo cano y corto se sienta atrás de su escritorio y, a oscuras, contesta algunas preguntas sobre sus declaraciones patrimoniales.

—Usted declaró que entre 2009 y 2012 había ahorrado $950,187 anuales. ¿De dónde surgen estos ingresos que declaró en Probidad?

—Ah, yo tengo lotificaciones desde 1992. Mi negocio propio ha sido ese.

—¿Cómo se llama su empresa?

(risa, se inclina en la silla, como buscando en su mente el nombre que ahora se le escapa) —Inversiones o lotificaciones Castellanos... Algo así.

Algo así se llama la empresa que le permitió hacer un ahorro anual de $950,187 durante su cuarto período frente a la municipalidad, según el mismo le informó a la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia. En su período anterior, el alcalde arenero declaró tener ahorros anuales de $1,279,081.

En seis años, José María Dimas –conocido como Cheyo o Eliseo– logró que sus ingresos superaran a sus egresos, ahorrando un total de $6.69 millones, pero al alcalde se le escapa el nombre de la empresa que le dio esos réditos.



Castellanos no es el único funcionario municipal que ha declarado ingresos que superan a sus gastos anuales. La Sección de Probidad entregó las declaraciones patrimoniales de fin de funciones de 2012 de 244 alcaldes. Siete de esos quedaron con un balance rojo. Es decir, sus gastos superaron a sus ingresos y 12 informaron que al restarle sus egresos a sus ingresos sus balances quedaban a cero.

Los 225 alcaldes restantes tuvieron entre todos un excedente de $4.1 millones anuales entre 2009 y 2012, acumulando en esos tres años que fueron la cabeza de una municipalidad en El Salvador $12.3 millones. La porción más grande de esos ahorros le corresponden a Castellanos, quien asegura que provienen de ganancias de su lotificadora.

A los ahorros anuales de Castellanos le siguen los $223,700 declarados por el jefe municipal de El Tránsito, San Miguel, Nelson Antonio Castro Velásquez, de ARENA; y los $142,628 ahorros anuales de Juan Umaña Samayoa, del PCN, alcalde del municipio de Metapán, Santa Ana. Ambos alcaldes durante el período 2009-2012.

En 2015 la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, encargada de auditar los patrimonios de los funcionarios públicos y velar porque estos no se enriquezcan de manera ilícita, notificó que investiga a 29 funcionarios y exfuncionarios por enriquecimiento ilícito. La Corte Plena ya decidió enviar a juicio civil a cuatro de ellos, entre ellos los expresidentes Mauricio Funes y Antonio Saca.

El 23 de febrero pasado, el jefe de esta unidad, Carlos Pineda, informó que todavía no se han iniciado nuevas auditorías y explicó que entre los criterios que determinan abrir una o no está “el clamor del pueblo”. —Estamos trabajando para establecer criterios y poder darlos a conocer para que no se cuestione nuestro trabajo. No nos movemos por intereses políticos; entre los criterios que tenemos es el clamor popular, algunos han sido denunciados, otros porque ya enfrentan procesos judiciales por algún delito y algunos porque encontramos irregularidades –declaró en ese momento.

Los ingresos menos los egresos de estos alcaldes no es el único aspecto destacable de sus declaraciones patrimoniales entregadas a la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia a la entrada de su gestión en 2009 y a la salida en 2012. Desde los sueldos que percibieron hasta el aumento de sus fortunas de forma nominal o porcentual, muestran cómo llegar a la silla municipal puede ser un cambio significativo en la vida de una persona, aunque el municipio donde resida no sea necesariamente uno próspero.

                                                                     
***


El parque central de Ilobasco bulle con personas que van de aquí para allá. Mujeres con canastos. Hombres con sombreros sentados en las bancas de cemento verde que rodean los jardines. Niños subiendo las gradas, bajando del deslizadero o corriendo sobre en uno de los tres conjuntos de juegos de madera sobre uno de los jardines elevados. Dos hombres barren el piso de cemento mientras otro se mueve con una manguera para regar la grama. Es limpio y no hay ventas ambulantes ni en sus pasillos ni en la calles que lo rodean, una de las cuales da a la alcaldía, otra a la iglesia.

Cerca de la plaza hay un comedor, donde una mujer cobra los desayunos tardíos de algunos comensales. Está sentada en un banco, intercambiando dinero, en un lugar sin ventanas. La penumbra cerca del mediodía tiene un eco del despacho municipal a solo un par de cuadras de distancia. Cuando escucha que le están preguntando qué piensa del alcalde se ríe, esconde su cara detrás de sus manos e inclina su cabeza hacia adelante. Está entre apenada y sin saber qué decir. —Él siempre gana. Chiste hace de los que compiten. La mitad de la gente lo quiere sacar y la otra lo hace ganar –dice entre sonrisas. Luego manifiesta desconocer si el alcalde tiene o no un negocio en el pueblo. Cree que tiene un lugar para hacer jaripeo en las afueras de la zona urbana.



El único lugar que concuerda con la descripción tiene un portón a la orilla de la carretera. Un hombre se acerca y afirma que es el cuidador del lugar. Sí, ahí hacen jaripeos, pero no, no es propiedad de Eliseo Castellanos. —Él se lleva con el patrón, que le alquila a él –manifiesta escuetamente antes de regresar a sus labores.

La búsqueda física de las propiedades de Castellanos no da frutos, pero la digital sí. Dos resoluciones del Ministerio de Medio Ambiente número 14650-481-2013 y 14650-1055-2014 detallan la aprobación del permiso medioambiental y la no liberación de la fianza ambiental por $112,110 respectivamente de un mismo terreno adjudicado a Castellanos.

Según el texto, José María Dimas Castellanos es el titular de un proyecto denominado como “Lotificación La Virgen”, el cual está ubicado en la carretera a Tejutepeque y calle al Cerrón Grande, cantón Sitio Viejo, municipio de Ilobasco, departamento de Cabañas. Esta es una lotificación habitacional de 164 terrenos que se extiende en 66,3 35 metros cuadrados.

Solo un año antes de uno de esos informes, Castellanos declaró ante la Sección de Probidad tener un patrimonio líquido familiar de $4.25 millones, con solo $10,000 perteneciéndole a su cónyuge o hijos.

En su despacho, Castellanos explica que se inició en el área de bienes raíces al principio de la década de los noventa cuando le dio una propiedad suya a una empresa para hacer una lotificación. Para poder hacer esto, comenta, hicieron una sociedad. —Al ser socio de la empresa, tenía acceso a la oficina y ahí yo conocí y aprendí —comenta detrás de su escritorio.

Una década después de haberse iniciado en ese negocio entró a la política, compitiendo por el puesto de alcalde de Ilobasco. Doce años más tarde su negocio y finanzas personales demuestran estar viento en popa.

Aunque su fortuna disminuyó de $4.5 millones en 2009 a $4.24 millones en 2012, los números muestran que sus activos, sobre todo sus inmuebles, crecieron. Es decir, Castellanos declaró tener más propiedades al final de su cuarto período como alcalde. Lo que hizo disminuir su fortuna fue que adquirió casi $400,000 en deudas y dejó de percibir otros ingresos.

El patrimonio líquido se calcula restándole los pasivos a los activos de un declarante. Los activos están compuestos por los bienes inmuebles como viviendas o terrenos que alguien posee; bienes muebles como vehículos; activos o inversiones y cuentas por cobrar o deudas que alguien más tiene con el declarante. Los pasivos son todas las deudas que el declarante tiene.



Por aparte, las declaraciones patrimoniales suman y restan los ingresos y los egresos anuales. Esto hace un balance de los ingresos anuales que tiene un funcionario por salarios, alquileres, dividendos, dietas u otros ingresos con sus egresos anuales como gastos en comida, educación, salud, ropa y otros elementos como el seguro social y cuotas de pensión.

Es decir, el patrimonio líquido de un funcionario puede estar en rojo porque tiene un préstamo que no ha terminado de pagar, pero sus ingresos son positivos porque sus salarios y otras rentas superan lo que gasta en alimentos, educación y otros aspectos.

Los números muestran que además de los $950,187 anuales en ahorros, Castellanos pasó de tener $508,428 en 2009 en bienes inmuebles a $994,356 en 2012; de $97,539 a $158,834 en bienes muebles; de $227,567 a $530,831 en otros activos e inversiones. Todo en el período en que la economía mundial entró en crisis y de la que todavía muchos países se están recuperando.

Este alcalde arenero es de la tanda de jefes municipales que finalizó el período con una fortuna menor a la con la que inició esa gestión 2009-2012. Hay, en cambio, otros 142 alcaldes que aumentaron su fortuna en comparación con lo que declararon al inicio de ese período. Este análisis no se pudo realizar en 44 de los casos ya que la CSJ no entregó ya sea la declaración de inicio o de fin de gestión.

Algunos de ellos declararon ante probidad un aumento significativo en cantidad. Mientras que otros, con cantidades menos impresionantes, revelan bonanza cuando los montos se convierten en porcentajes.

14 de esos alcaldes aumentaron sus fortunas en más de $100,000 en tres años. Quien más aumentó su fortuna de forma nominal fue la exalcaldesa de Ozatlán Reina Anajoth García de Sorto, del FMLN, quien entró a esa gestión con una fortuna familiar de $511,019 y salió tres años después con un fortuna familiar de $1,139,400.

Esa gestión de García de Sorto no pasó sin sobresaltos. La Corte de Cuentas abrió un juicio de cuentas en contra de la alcaldesa y otros empleados municipales por el traslado de $20,162 de Fondo para el Desarrollo Económico Y Social de las Municipalidades de El Salvador (FODES) para gastos de funcionamiento y no de ejecución de obras, para lo que están destinados.

Durante el proceso llevado por el ente contralor, la alcaldesa envió un escrito explicando que se hicieron esos traslados por falta de fondos, pero que enviaba un acuerdo del consejo municipal en el que enviaban prueba de haber saldado $2,000 de esta transferencia y que lo continuarían haciendo a plazos hasta reintegrar los fondos por completo. El 4 de junio de 2012, desvaneció los hallazgos en contra de García de Sorto por los que se inició el juicio de cuentas CAM-V-JC-031-2011-2.

A mediados de su último mandato, por el cual recibió un sueldo mensual de $1,142.86, García de Sorto tuvo otro sobresalto: su hija Miriam Araceli Sorto García fue capturada por la PNC junto a otras cuatro personas el 18 de noviembre de 2010 por haber fingido su propio secuestro. Sorto García aseguró en el momento que todo era una broma que se salió de control. En febrero del siguiente año un juez determinó que había pruebas suficientes para enviar a juicio por extorsión a la joven que en 2008 fue reina de los ganaderos de Pasaquina, La Unión.



Un año antes de la captura de su hija, la fortuna familiar de García de Sorto se componía en su mayoría por sus bienes inmuebles que llegaron a $450,000. Fue este rubro el que le permitió cruzar la meta del millón de dólares tres años después. Según su declaración patrimonial, la alcaldesa adquirió bienes inmuebles por $638,000.

Se solicitó entrevista con la exalcaldesa a través de la Alcaldía de Ozatlán donde ejerce el cargo de concejala por el FMLN y a través de la unidad de prensa del partido. En la alcaldía aseguraron no tener un número de contacto de García de Sorto, quien comentaron llega a la municipalidad cada dos semanas, y la unidad de prensa del FMLN no proporcionó una respuesta a las repetidas solicitudes.

Además, la fortuna declarada por la alcaldesa se componía sobre todo en sus propiedades y activos individuales ya que solo $15,400 corresponden a bienes muebles que pertenecían a sus cónyuge o hijos.

Ozatlán es un municipio con 12,443 habitantes, según las proyecciones de la DYGESTYC después del censo de 2007. De estos, el 31.1 % vive en pobreza de acuerdo con el mapa de pobreza del FISDL-FLACSO 2005 y se encuentra en el puesto 144 de 262 cuando en 2009 se evaluó el Índice de Desarrollo Humano a escala municipal.

Solo en la zona urbana del municipio existen seis asentamientos en precariedad extrema y tres en alta precariedad de acuerdo con el mapa de pobreza urbana y exclusión social del PNUD-FLACSO que explica que “los asentamientos urbanos precarios comparten un conjunto de carencias de necesidades básicas de albergue, tales como materiales de construcción no satisfactorios, bajo acceso a servicios básicos y muy frecuentemente inadecuado espacio habitacional”. En estos asentamientos del municipio de Ozatlán residen 1,189 familias.

El segundo puesto en incremento nominal de patrimonio en este período se lo llevó otro alcalde del FMLN, quien al igual que García de Sorto logró ganar su primer millón de dólares después de tres años como alcalde. Lázaro Antonio Flores Parada, quien todavía continúa siendo alcalde de San Pedro Perulapán, aumentó su fortuna en $427,994 al cierre de tres años al frente de ese municipio.

Antes de ser alcalde, en 2009, Flores Parada declaró tener un patrimonio líquido familiar que ascendía a los $576,322, compuesto en su mayoría por casas o terrenos a su nombre por $475,000. El resto se reparte entre otros activos individuales y otros que pertenecían a su esposa o hijos y bienes muebles. Sin deudas y con ingresos familiares que superaban a los gastos por $11,803, entró a la alcaldía con un buen estado económico.

Tres años después de su primer período la vida le sonrió todavía más, según los documentos que él mismo entregó a la Corte Suprema de Justicia que muestran que cerró con un patrimonio líquido familiar de $1,004,317. La mayor parte atribuible a su fortuna personal y a sus bienes inmuebles que crecieron a $772,594. El otro rubro que creció considerablemente en la economía familiar de Flores Parada fue el de “otros activos e inversiones” que pasó de $64,331 en 2009 a $217,184 en 2012.

Flores Parada, sin embargo, asegura que este incremento no es real. Cuando se le cuestionó cómo lo justificaba, aseguró que era un error de la declaración presentada al inicio de su gestión y que por lo tanto no existía tal incremento patrimonial. “No, no es aumento patrimonial. La primera declaración que hice me la hicieron a grosso modo. Nada más. Lo que tengo es una granja. Y yo lo que gano acá ni me alcanza para compartirlo con las comunidades. Pero como me estaban exigiendo que declarara la declaración como debía de ser, entonces presenté todos los papeles y pusimos todo el patrimonio que tenía”, comentó el jefe de la comuna durante una conversación telefónica.

Según Flores, la declaración de 2009 no reflejaba todo su patrimonio y, por lo tanto, parece que este incrementó en tres años. El jefe municipal explicó que es avicultor desde hace 28 años cuando empezó con 100 gallinas su empresa y que tiene una granja en el cantón El Carmen, en San Pedro Perulapán. Por el momento, está terminando su séptimo año al frente de la alcaldía, a la cual nunca pensó que llegaría. “Estas cosas Dios las elige, el pueblo y Dios que quieren que sea alcalde”, manifestó.

El municipio, en cambio, no ha tenido la bonanza de su alcalde. En 2005 estaba calificado como un área en pobreza extrema baja; el año en que Flores Parada entró a la alcaldía este fue calificado con un Índice de Desarrollo Humano de 0.702 y en el puesto 84 de los 262 municipios del país.

En 2009, además, el PNUD y FLACSO registraron que existían tres asentamientos urbanos en precariedad extrema, 15 en precariedad alta y cuatro en precariedad moderada donde residían 3,207 familias.

Los últimos años, además, la violencia le ha agarrado saña a San Pedro Perulapán. Los homicidios fueron casi cotidianos el año pasado y en agosto ya se habían superado los 84 homicidios que se contaron en todo 2014.


***


Desde afuera no se sabe muy bien dónde empieza el mercado y dónde la calle. Después de unos minutos viendo y caminando por el lugar se entiende que el edificio del mercado municipal de Ilobasco, de más o menos 100 por 50 metros, rozó y luego se comió la calle lateral que lo abrazaba. La absorción de la calle es tal que en algunos lugares hay estructuras de cemento que dividen los puestos, pisos de cerámica que contrastan con el adoquín de la vía pública y el techo irregular que recorre todo el pasillo. A los lados se observan locales o casas que antes tenían salida directa a una calle y ahora sus habitantes tienen que recorrer a través de puestos de verduras, pescados y mariscos para salir a un lugar transitable.

Esta relación simbiótica no es algo que se da de la noche a la mañana. Ángela pone masa entre sus manos, las mueve una y otra vez como aplaudiendo hasta que la bola de masa queda como un disco aplanado y lo echa a la plancha caliente frente a la que está de pie. Su puesto es el primero que se encuentra en el edificio del mercado, justo a la par de lo que alguna vez fue una arteria del pueblo. Esa es el área de las verduras, cuenta, mientras continúa haciendo tortillas. Por ese puesto, donde caben mesas y sillas, asegura que paga $250 mensuales. Lo tiene desde hace tres años, pero trabaja en el mercado desde hace 10.

Sobre el mantenimiento que hace la alcaldía del lugar asegura que lo aprueba, así como a la gestión del alcalde: “Bien, bien, le cumple al pueblo”. Afuera, en una de las calles que todavía tienen espacio para el paso vehicular un pick up blanco para frente a una zapatería. Dos hombres descargan rápidamente cinco pliegos de algo que parece plástico. Por muy rápido que traten de hacerlo, el tráfico se para porque solo la mitad de la vía está habilitada. La otra mitad ha sido devorada por ventas ambulantes.

El puesto de Noemí está en ese mercado anexo. Sentada sobre un banco, entre mariscos secos, y con peatones cruzando los pequeños pasillos que la rodean, cuenta, bajo la penumbra que crea el techo de plástico, que esa extensión tiene varias décadas de existir. Ella todavía no tenía hijos cuando el mercado ya se había agarrado la vía. Hace 30 años.

Por ese espacio de poco más de dos metros cuadrados paga $10.80 mensuales a la alcaldía.

Esa alcaldía –que según el mismo alcalde tiene un presupuesto que ronda los $8 millones–, por su lado, le pagaba mensualmente a Eliseo Castellanos $2,500 mensuales entre 2009 y 2012. Con su toma de posesión de 2012, su sueldo aumentó a $3,870.96. Castellanos justificó ese incremento y aseguró que él no es quien aprueba eso, sino el consejo municipal.

El sueldo promedio de 244 alcaldes al término de su período en 2012 fue de $1,997. De esos 20 tenían un sueldo mayor a $3,500. El más alto de fin de ese período fue del alcalde de San Alejo, La Unión, de $6,000, seguido por la alcaldesa Milagro Navas de Antiguo Cuscatlán con $5,671.43.

Con 106 alcaldes con sueldos de $2,000 para arriba no es ninguna sorpresa que tres años en la silla edilicia les permitan salir de deudas y aumentar su patrimonio en proporciones grandes comparadas con lo que iniciaron sus períodos al frente de los municipios.

Así, por ejemplo, 25 alcaldes aumentaron sus fortunas en más de un 100 % en solo tres años. Quien más logró multiplicar sus bienes fue el alcalde de San Martín, del FMLN, quien aumentó su fortuna en un 3,061 % en tres años pasando de un patrimonio líquido de $1,000 a uno de $31,610.

A este le siguió José Binicio Villanueva Orellana, quien ganó en el municipio de Jucuarán por coalición del FMLN-CD, con un aumento porcentual del 899 %. Villanueva pasó de tener un patrimonio líquido de $1,108 a uno de $11,072. A través de una llamada telefónica Villanueva, quien es segundo regidor de la alcaldía, expresó que en este período adquirió una vivienda en San Miguel a través del Fondo Social de la Vivienda. Esta, afirma, ya no le pertenece porque vendió el derecho de la propiedad.

Hay quienes pueden adquirir viviendas de $11,072 como Villanueva o que pueden duplicar su fortuna de $100,000 a $200,000 e incluso aquellos favorecidos que pueden ganarse su primer millón de dólares, no necesariamente como parte de su trabajo en la alcaldía. Un funcionario del Gobierno, con acceso a información proveniente del Ministerio de Hacienda, lo plantea así: “Los alcaldes viven del diezmo que les dan las empresas que van a construir (en sus municipios). Los 262 no van a vivir habitualmente con el salario”.


***


Ileana Castro se pasea en medio de las seis mujeres y un hombre que trabajan en un taller de artesanías de Ilobasco. Tiene 25 años y es la presidenta de la cooperativa Atilobasquense. Evalúa la gestión de 16 años del alcalde de Ilobasco, conocido como Eliseo Castellanos.

Lo que más se puede ver, dice apoyada en un pupitre mientras Melania, una mujer de más de 50 años, talla figuras en unos huevos de barro, es el parque. Es lo más tangible, comenta.

Castellanos asegura que entre sus logros más grandes está la pavimentación de las calles del municipio que antes de su llegada, asegura, solo tenía una calle pavimentada. Además, agrega, está llevarle electricidad al 99 % de la población. Antes de su llegada, afirma, solo el 30 % tenía energía eléctrica. Aportes a la educación, remodelación del parque, del estadio y de algunas unidades de salud están también en su lista.

Sus próximos proyectos para Ilobasco incluyen aumentar el porcentaje de población con acceso al agua potable.

Para Ileana y el grupo de mujeres artesanas, quienes al igual que la vendedora del comedor ríen cuando se les pregunta por el alcalde, se quejan de lo poco que este ha invertido en promover las artesanías y en el ordenamiento del centro del casco urbano. “Lo que quisiéramos es que levantara el turismo”, dice.

Cuando Ileana está hablando, el único hombre dice en son de broma: “La próxima alcaldesa” y el grupo suelta carcajadas en respuesta. Melania, quien continúa tallando las figuras de barro en forma de huevo comenta: Haría algo esta bicha si fuera alcaldesa, haría algo.

El joven continúa la broma y dice: “Por eso no le gusta Cheyo” a lo que Ileana responde que ella no tiene esas aspiraciones. “No, no tengo ese interés”

 

Tags:

  • alcaldes
  • probidad
  • ingresos
  • inmuebles
  • muebles
  • ilobasco
  • especial declaraciones patrimoniales

Lee también

Comentarios

Newsletter