Lo más visto

Los cinco mandamientos a cumplir antes de adquirir un perro

Tener un miembro “peludito” como parte de su familia es una responsabilidad. Antes de tomar la decisión de llevar un perro a casa, considere los siguientes aspectos.
Enlace copiado
Los cinco mandamientos a cumplir antes de adquirir un perro

Los cinco mandamientos a cumplir antes de adquirir un perro

Los cinco mandamientos a cumplir antes de adquirir un perro

Los cinco mandamientos a cumplir antes de adquirir un perro

Los cinco mandamientos a cumplir antes de adquirir un perro

Los cinco mandamientos a cumplir antes de adquirir un perro

Enlace copiado
Presupuesto.  Evidentemente, no todas las razas tienen el mismo costo de manutención. No es lo mismo el mantenimiento de un pastor alemán que el de un “criollo”. Como tampoco las urgencias médicas en las que se pueden encontrar cuestan igual. En cualquier caso, debe valorar si podrá afrontar tanto el gasto fijo mensual como cualquier eventualidad que pueda surgir.
 
Responsabilidad. Si está considerando adoptar un perro, tenga en cuenta que no se trata de adquirir un objeto decorativo. Tiene que estar completamente convencido de que quiere tenerlo y aceptar todas las consecuencias. Tener un perro es una responsabilidad que dura toda la vida del perro, no hasta que le pase el encanto.
 
Años del perro.  Una raza pequeña puede vivir hasta 20 años, mientras las razas grandes no suelen superar los 12. Pero de todas formas siempre hay que prever una época larga y saber anticipar su futuro y el papel que tendrá su mascota en su vida.
 
Espacio.  Los perros necesitan un espacio mínimo para desarrollar su actividad vital. Si usted vive en un apartamento pequeño, es mejor un perro pequeño; mientras que si vive en una casa con jardín puede considerar una raza más grande. Es importante informarse de la evolución del tamaño del perro  que desea tener para saber si se puede hacer cargo de él más adelante.
 
Tiempo. Todos los animales son independientes en su hábitat natural y no necesitan ayuda de nadie para vivir en él. Pero en casa, el perro ya no tiene esta independencia y hay que atenderlo. Así que hay que pasearlo (mínimo 3 veces al día) y darle de comer, entre otras cosas. Nunca  olvide que depende de su dedicación para poder vivir. Si el perro pasará mucho tiempo solo o usted no podrá darle el paseo que requiere para liberar su energía, mejor no se haga cargo.

Tags:

  • perros

Lee también

Comentarios