Los cineastas valemos madre

Brenda Vanegas acaba de llevar a cabo el preestreno (no comercial) de “Volar”, una película salvadoreña que se convirtió en la última participación artística de la actriz Isabel Dada, fallecida en junio de 2017.
Enlace copiado
Los cineastas valemos madre

Los cineastas valemos madre

Enlace copiado

Fotografías de Éricka Chávez y cortesía de Brenda Vanegas

En un país en el que los largometrajes de ficción se pueden contar con los dedos de la mano, la noticia del estreno de uno es, literalmente, un hito. Brenda Vanegas ya presentó su ópera prima, “Volar”, en sociedad. Lo hizo hace un par de semanas, en el preestreno no comercial reservado para el equipo que trabajó en la cinta y para todos aquellos que se sumaron a la campaña de “crowdfunding” que salvó la película.

En la primera planta de la sede de La Estación, la productora que Brenda lidera, el cine aparece a cuentagotas, apenas con un póster de la cinta “Big Fish”, de Tim Burton. Allá afuera, detrás de un ventanal, están sus dos robustos perros, que ladran ante los desconocidos, pero callan ante el primer regaño de su dueña.

Brenda conversa en un momento de calma de su corre-corre diario, contenta de recordar un proceso al que, sin embargo, quiso abandonar muchas veces, angustiada por las demandas de la cotidianidad de un artista en El Salvador, de aquel que hace otra cosa para pagar las cuentas.

Lea el resto del contenido aquí.

Lee también

Comentarios

Newsletter