Lo más visto

Revistas  / septimosentido Séptimo Sentido

Los niños como víctimas del fuego cruzado

En Río de Janeiro hay 15 balaceras al día en promedio. Los enfrentamientos entre la policía y los delincuentes no solo han dejado víctimas entre sus bandos, las balas perdidas también han encontrado destino en varios niños que nada tenían que ver con sucesos violentos, en sus casas, en parques y hasta en la escuela. Ahí los ha alcanzado la desgracia.

Enlace copiado
Los niños como víctimas del fuego cruzado

Los niños como víctimas del fuego cruzado

Enlace copiado

Una bala atravesó la columna de un feto cuando aún estaba en el útero. Una niña de dos años recibió un disparo en la cabeza mientras jugaba en un restaurante. Tres balas perdidas alcanzaron a una niña de 13 años durante una clase de educación física en la escuela.

Río de Janeiro, que hace apenas un año copaba titulares en todo el mundo por ser la sede de los Juegos Olímpicos, siempre ha luchado contra la delincuencia. Pero en medio de una crisis económica que ha exacerbado los profundos problemas de desigualdad en todo el país, esta ciudad famosa tanto por sus glamurosas playas como por sus extensas favelas está experimentando la peor ola de violencia en una década.

Con un promedio estimado de 15 balaceras por día entre la policía y las bandas fuertemente armadas que controlan grandes zonas de la ciudad, cientos de civiles murieron o resultaron heridos en el fuego cruzado. Entre ellos hay cada vez más niños, muchos fallecidos este año por balas que tenían otros destinatarios.

Lea el resto del contenido aquí.

Lee también

Comentarios