Lo más visto

Más de Revistas

ME LO CONTÓ CLAUDIA

Enlace copiado
ME LO CONTÓ CLAUDIA

ME LO CONTÓ CLAUDIA

Enlace copiado

La pequeña sala no tenía nada de original, como si los muebles hubieran sido adquiridos en una tienda de antigüedades anónimas. Era sin duda su sitio favorito, sobre todo para los encuentros de los sábados por la tarde, cuando recibía visitantes armoniosos, que llegaban en busca de recibir testimonios vividos.

Aquella tarde, él le anunció su llegada por la vía de siempre: una breve llamada por el teléfono fijo, que era por entonces el único que existía. Ella lo estaba recibiendo con su sonrisa reservada.

--¿De qué quieres que hablemos hoy, muchacho? –le preguntó ya con los dos vasos de limonada tibia en las manos.

--De ella, porque su cumpleaños llegaba justamente este día…

--Ah, 21 de noviembre. Es como si hubiera sido ayer. En Armenia reinaba la brisa fresca, y míster Richard, el padre de Lilliam, andaba por los alrededores, gozando de la intemperie. Sería la única vez que estaría en el lugar, porque su regreso a Nuevo México ya estaba programado, y el barco no tardía en arribar a puerto…


Leer poemas completos en: ME LO CONTÓ CLAUDIA 

Tags:

  • Historias sin Cuento

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines