Lo más visto

Manejando la crítica y el rechazo

No dejarse provocar: aunque no compartamos la opinión de la otra persona, es importante tratar de entender bien la postura y el planteamiento del otro. Nadie nos puede ofender, somos nosotros quienes decidimos sentirnos así.
Enlace copiado
Ser criticados o rechazados puede dejar de ser tan doloroso.

Ser criticados o rechazados puede dejar de ser tan doloroso.

Enlace copiado

Ser criticados o rechazados puede dejar de ser tan doloroso. A continuación se enlistan algunas estrategias para afrontar las críticas con un comportamiento asertivo:

No dejarse provocar: aunque no compartamos la opinión de la otra persona, es importante tratar de entender bien la postura y el planteamiento del otro. Nadie nos puede ofender, somos nosotros quienes decidimos sentirnos así.

No tomarlo personalmente: colocarnos en una posición objetiva, como si fuéramos un tercero que está escuchando, y obtener más información sobre cuáles son nuestros fallos nos dará luz sobre nosotros mismos y nos permitirá mostrar nuestro mejor carácter ante la crítica. Si no estamos de acuerdo con aquello que nos critican, está bien expresar nuestra opinión. En este caso es recomendable dar la razón en lo posible y manifestar el propio pensamiento amablemente y con tacto.  

Humildad y aceptación: en realidad, la crítica es un gran regalo, es una valiosísima oportunidad de tener información sobre nosotros mismos. Cualquier crítica, aunque sea malintencionada, siempre nos será útil si la sabemos administrar. En tal sentido, no existe la crítica destructiva, siempre es constructiva.

Escuchar en lugar de defenderse: es importante pedir detalles sobre una crítica. Aunque uno piense que es injusta, no sirve de nada ponerse a la defensiva, es mejor responder con empatía, haciendo preguntas para intentar ver las cosas desde el punto de vista del otro. Cuando la otra persona se muestre muy irracional, es mejor pedirle que exprese exactamente lo que quiere decir. 

Empatizar: la respuesta más natural ante la empatía es otra respuesta empática. Al preguntar abierta y amablemente, podemos lograr que la otra persona se replantee su actitud irracional. 

Mostrarse de acuerdo en lo posible: hay que buscar dónde coinciden ambas posturas. Si estamos de acuerdo con el planteamiento del otro, es positivo admitirlo. Cuando buscamos coincidencias, la crítica pierde su doloroso aguijón y nos transporta a extraer lo mejor de nosotros mismos.

 

Esta es la oferta laboral de Bolsa de Trabajo para esta semana. 

Tags:

Lee también

Comentarios