Medellín y las llaves de un periódico

La historia que cuenta el periodista Carlos Mario Correa sirve para desestimar los mitos creados en torno a narcotraficantes que construyeron imperios sobre una base de violencia, como Pablo Escobar. Correa habla desde ese periodismo que se ejerció desde la clandestinidad, pero que nunca calló, se mantuvo pese a la persecución, la amenaza y los ataques constantes.
Enlace copiado
Medellín y las llaves de un periódico

Medellín y las llaves de un periódico

Enlace copiado
“El periodista cayó al suelo intimidado por el cañón del revólver que le restregaban en la frente. No sintió la aspereza del piso de ladrillo, un material en desuso que las dos ancianas, dueñas del local en donde se distribuía la prensa, se negaron a cambiar oponiéndose al inútil lujo de las baldosas. No tuvo tiempo para el miedo, todo, como suele ocurrir en estos casos, fue tan imprevisto y vertiginoso que apenas habían transcurrido unos cuantos minutos desde que dejó a su madre en la puerta de la iglesia y ahora estaba allí tirado, con la muerte babeando sobre su cara. Tampoco sintió el peso del sicario que se le paró encima mientras le escupía el término 'gonorrea' y lo amenazaba con el gatillo a punto de decidir la suerte mortal que estaba tras el 'sí' o tras el 'no'.

Lea el contenido completo en: "Medellín y las llaves de un periódico".

Tags:

  • Colombia
  • Medellín
  • Carlos Mario Correa
  • Pablo Escobar
  • El Espectador
  • “Las llaves del periódico”
  • Esperaza
  • reconstrucción
  • violencia
  • narcotráfico

Lee también

Comentarios

Newsletter