Lo más visto

Miedos y verdades relativas

Ted Cruz, senador y aspirante en la reciente elección presidencial: “Nunca en mi vida trabajé con un hijo de perra más desgraciado”.
Enlace copiado
Miedos y verdades relativas

Miedos y verdades relativas

Miedos y verdades relativas

Miedos y verdades relativas

Enlace copiado
Escribiviendo

El fin de año fueron muy promovidas frases relevantes seleccionadas por el escritor Fred Shapiro, editor del Libro de Frases de Yale, quien se empeñó en divulgar las relacionadas con la campaña electoral de su país (2016). Citas, dice, que “revelan el espíritu de nuestros tiempos”, y que en lo comunicacional recibe el nombre de posverdades (algo no necesariamente cierto, pero que los lectores se acostumbran a creerlas después de reiteradas repeticiones. Yo las llamaría verdades relativas, de las que solo trascienden en una coyuntura muy puntual de carácter político electoral. De modo que si en un futuro se descubriese que no es verdad, nadie lo reparará ni le dará trascendencia ante hechos ya realizados. Hubo un político que mentía una y otra vez para que se convirtiera en verdad, el maestro fue Joseph Goebels, ministro de Propaganda de Hitler; se lo recuerda por su frase, aunque en el tiempo que la dijo produjo un desenlace inhumano.

La posverdad pretende ser efectiva para los fines concretos y desde ese punto de vista se contradice con principios humanistas. Esta tesis la sostiene el sociólogo inglés-polaco Zygmunt Bauman. En su desarrollo expone que se trata de producir miedo global frente al extraño. Y cita una frase del actual ministro húngaro Viktor Orbán: “Todos los terroristas son emigrantes”. Ergo: “Todos los emigrantes son terroristas”. Lo primero puede no creerse pues es sabido que los actos de terror incluyen personas originarias del lugar donde se comete el hecho. Más del 80 % de actos de terror son cometidos por ciudadanos en su propio país.

El peligro está en aceptar lo segundo: “Todos los emigrantes son terroristas”, que pretende pasar por verdad una suposición que aterroriza. La idea es rechazar al que no es como yo. “Los extraños no son amigos ni enemigos, simplemente son otros”. El miedo crea entonces una cultura de catástrofe. Cada quien espera y teme de dónde vendrá el enemigo para defender lo suyo y no perder lo que lo hace feliz. A este respecto Bauman concluye: “En el mundo actual, todas las ideas de felicidad terminan en un ‘shopping center’”.

Una de las frases seleccionadas por Shapiro fue dicha por el electo presidente Trump: “Podría pararme a la mitad de la Quinta Avenida y dispararle a alguien y no perdería un solo voto”. Se consideró la frase más importante del año, no solo por el hecho de disparar sino de hacerlo en la Quinta Avenida, es también llamada la de los Millonarios, donde están los centros comerciales para los más ricos. Por eso es que esta frase se puede calificar de atrevida, y con gran intención para atraer a la mayoría de “disparar y no perdería un voto”.

Fue expresada en enero de 2016, mucho antes de las elecciones. Con ello demostró que su campaña estaría dominada por frases atrevidas y retadoras, que resultaban positivas para sectores populares que quieren efectividad, decir lo que la gente le gustaría oír y que otros no se atreven a decirlas, aunque lo crean. De ahí lo efectivo de su propaganda política cuya intención no fue percibida por los analistas. Esa posverdad se dice si se tiene un diagnóstico de lo que la gente desea. La clave es “adivinar” lo que siente el ciudadano.

Otra frase de Shapiro la escuchó en un supermercado de una mujer blanca que le dice a una latinoamericana, que está pagando sus productos, al escucharla hablar en español: “¡Regresen al maldito lugar de donde vinieron!” Maldito (damn) tiene connotación violenta y soez, odio explosivo. Pero no todos los norteamericanos tienen ese terror, la cajera reprendió a la agresora por el irrespeto al otro cliente.

La posverdad nos dice que debemos prepararnos para las catástrofes de tipo político o de quiebra económica; el atemorizado no repara que por siglos la humanidad ha resistido y sobrevive tragedias horrendas, y se recuperó sin ofender ni siquiera al enemigo. No quiero decir que no exista un riesgo ante los avances destructivos, pero no es creando miedo que vamos a evitar los peligros, el humanismo nos ha dado lecciones para superar hechos terribles como las guerras.

Esto me hace recordar una frase a la que antes me he referido, la del filósofo chino Confucio, dicha hace 2,5000 años, y que no voy a repetir pero que se refiere a que el de abajo hará lo que haga el de arriba. Desde la vulgaridad hasta las ilegalidades y abusos. Por eso un presidente y una primera dama de Taiwán que aprovechaban dar dinero a políticos centroamericanos para quedarse con una parte ambos pagan cadena perpetua. La filosofía confuciana prevé las repercusiones de un aprendizaje social perverso.

En los países que se ufanan de una práctica democrática se pueden dar las peores ofensas, no nos extrañe que se dé entre nosotros, apenas renaciendo de un parto de siglos. Shapiro menciona al líder republicano de la Cámara de Representantes de EUA, quien se expresó sobre su propio copartidario Ted Cruz, senador y aspirante en la reciente elección presidencial, así: “Nunca en mi vida trabajé con un hijo de perra más desgraciado”. Uno de los peores insultos que se pueden proferir en idioma inglés.

En fin, esas frases aunque asustan y mal educan al ciudadano se están volviendo propias de un proceso electoral con posverdades propias de lo que llamamos juego democrático.

Inspirado en Shapiro, tengo a la mano algunas citas duras que leo sobre la historia centroamericana. El caso del austríaco Frederick Henningsen que por órdenes de William Walker incendió la bella ciudad de Granada en Nicaragua (1856). Y como conoce a su jefe lo describe: “El general Walker tiene la sabiduría de Dios y la valentía del demonio”. A propósito de esta frase el poeta maldito, Baudelaire dijo: “El mayor truco del diablo es haber divulgado que no existe”.

Ante lo negativo de la posverdad, hago resumen del criterio humanista navideño del papa Francisco: “Si queremos construir una sociedad sana necesitamos tres condiciones: el diálogo entre opositores extremos; dos, combatir la desigualdad descontrolada, no solo en lo económico sino ofreciendo espacios dignos a la gente; tercero: educación”.

No debe haber austeridad para los programas educativos y culturales, menos admitir despilfarros que sacrifican dramáticamente el bienestar social, provocan violencia y sepultan las esperanzas para quienes no pueden vivir en su propio país.

Tags:

  • citas
  • frases
  • trump
  • shapiro
  • manlio argueta
  • verdades

Lee también

Comentarios