Revistas  / septimosentido Séptimo Sentido

No es una institución normal dentro del Estado, el CONAB es una empresa

El costarricense Dennis Cheng es una de las personas en el continente que más saben cómo sacarle provecho a los recursos incautados a la delincuencia, sobre todo al crimen organizado. En esta entrevista, sostiene que la mejor forma para que la entidad encargada de esa tarea en El Salvador, el CONAB, tenga éxito es que se piense en esta institución como un híbrido entre dos mundos, el público y el privado.
Enlace copiado
No es una institución normal dentro del Estado, el CONAB es una empresa

No es una institución normal dentro del Estado, el CONAB es una empresa

Enlace copiado

Fotografías de Frederick Meza y Archivo

En Honduras, el Estado incautó un zoológico. Ganado, automóviles, yates de lujo, mansiones, ranchos de playa: las propiedades adquiridas con dinero cuya procedencia está en tela de juicio representan una oportunidad de ingreso, pero también un problema para los Estados cuando no cuentan con reglamentos que indiquen con claridad qué pueden y qué no pueden hacer.

El Estado hondureño no ha podido vender el zoológico. “Pero la gente iba más porque querían ver cómo lo estaba administrando la OABI; las utilidades subieron en los primeros meses”. Lo cuenta el abogado costarricense Dennis Cheng, el director del Proyecto de Bienes Decomisados en América Latina (BIDAL), organismo perteneciente a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Lea el resto del contenido aquí.

Lee también

Comentarios

Newsletter