Lo más visto

Más de Revistas

¡No más violencia! Debes prevenirla educando a tus hijos con 9 acciones

Diversos estudios han determinado que la violencia tiene su origen en el hogar. No permitas que tus hijos repitan estos patrones y edúcalos siguiendo estas 9 acciones, brindadas por la psicóloga Dina Semsch, para romper el círculo de violencia.

Enlace copiado
¡No más violencia! Debes prevenirla educando a tus hijos con 9 acciones

¡No más violencia! Debes prevenirla educando a tus hijos con 9 acciones

Enlace copiado

Es hora de actuar y romper el círculo de violencia. ¿Dónde puedes empezar? ¡En tu hogar! Educar a un hijo es una gran responsabilidad, sobre todo si está inmerso en un ambiente de violencia familiar. La psicóloga Dina Semsch recomienda 9 acciones para que no permitas que tus hijos repitan estos patrones.  

“Considero que el primer requisito e indispensable es que el padre o la madre (porque ambos pueden ser víctimas o victimarios) que desea educar a sus hijos para que no repitan estos patrones debe estar consciente primero de que existe la violencia y que no es justificable. También debe conocer en qué consiste el círculo de la violencia”, indica Semsch.

Partiendo de estos dos puntos, la psicóloga plantea estas 9 acciones más concretas:

1.     El padre o madre debe buscar apoyo profesional, primero para él o ella, así como para sus hijos.

2.    Buscar a su red de apoyo, que pueden ser familiares o amigos, ya que estos son parte vital para mantener la decisión de romper el círculo.

3.    Permitir que los niños aprendan a manejar el estrés y la frustración de forma adecuada. No permitir que las consecuencias emocionales de ambos (estrés y frustración) se conviertan en una “justificación” de las conductas que puedan presentar.

4.    Enseñarles sobre inteligencia emocional y asertividad, así como ayudarlos a desarrollar su empatía.

5.    Enseñarles a los hijos a ser más conscientes sobre sus emociones, a tomarlas como información sobre las situaciones y sobre ellos mismos. De la misma forma, enseñarles que existen otras formas de canalizar las emociones y no solo la agresividad o violencia.

6.    Reforzar por medio del reconocimiento de comentarios positivos, aplausos o gestos cariñosos, las conductas que se consideran adecuadas y que, por ende, se busca que se repitan.

7.    Mantener siempre presente que se aprende más del ejemplo que solo del discurso. Por lo tanto, todos los puntos anteriores deben ser ejemplificados por el padre o la madre.

8.    Tener cuidado con no atribuir el rol de víctima al niño, ya que muchas veces, al haber estado expuesto a este tipo de situaciones, el padre o la madre empieza a excusar la conducta inadecuada de su hijo con “es que es porque vio que papá o mamá eran violento”. Al escuchar esto, el niño empieza a cumplir las expectativas que derivan del adulto.

9.    Recuerde que no se trata de darse golpes de pecho por su responsabilidad ante lo ocurrido, sino demostrar que todos tienen el poder de decisión ante sus acciones, y eso es precisamente lo que mantiene a salvo de llegar a convertirse en víctimas.

Tags:

Lee también

Comentarios