Lo más visto

¡No quiero un príncipe! Descubre si padeces el síndrome de Cenicienta o si eres la heroína de tu propia historia

¿Esperas a un príncipe para ser rescatada o bajas de la torre con tus propias habilidades? ¿Eres princesa o heroína? ¿Cenicienta o Mérida? Estas son las diferencias entre las mujeres que tienen el síndrome de Cenicienta y las que no necesitan a un hombre para vivir plenamente. ¿En qué grupo estás tú?
Enlace copiado
¡No quiero un príncipe! Descubre si padeces el síndrome de Cenicienta o si eres la heroína de tu propia historia

¡No quiero un príncipe! Descubre si padeces el síndrome de Cenicienta o si eres la heroína de tu propia historia

Enlace copiado

¿Quién no quisiera ser Meghan Markle para estar a solo un par de días de casarse con el príncipe Enrique? Un momento… ¡No todas las mujeres necesitan un príncipe para ser felices!  ¿Cómo saber si eres de las mujeres que adoptan el papel de Cenicienta o de las que buscan ser las heroínas de su propia historia? La psicóloga Dina Semsch nos ayudó a encontrar las diferencias entre ambas posturas. ¡Descubre a qué grupo perteneces!

“Hasta la fecha, muchas mujeres siguen asumiendo el rol de indefensas, frágiles y carentes de lo necesario y viendo al hombre como ese que ‘rescata’ y les lleva a una vida con significado, que piensan que no pueden tener por su propia cuenta”, indica Semsch.

 

“Síndrome de Cenicienta”: suele ser producto de la crianza y de ciertas normativas sociales. Hace referencia a mujeres que terminan creyendo que cuando llegue el príncipe azul, el cual es personificado por un hombre que se hace cargo de ellas, empezará su vida y estarán completas. Antes de su llegada, todo es carente de sentido, ellas son frágiles y se encuentran a la deriva, indefensas. Parte de su papel es ser sumisas y que sus aspiraciones se restrinjan  al rol que su pareja diseñe para ellas. Quienes padecen de este síndrome, creen que su vida adquiere sentido al estar junto a su pareja, a quien eligen con base en características de "príncipe" (rescata, decide, protege, se responsabiliza, etc.).

Características:

•    Dependencia emocional
•    Dependencia económica
•    Falta de aspiraciones y metas personales y laborales
•    Carencia de opinión propia
•    Sensación de vulnerabilidad al encontrarse sin pareja
•    Baja autoestima
•    Resignadas
•    Tendencia a la depresión y ansiedad

 

Heroínas que no necesitan de un príncipe: el papel de las mujeres en la sociedad ha ido evolucionando a lo largo de los años. Ya no se considera a la mujer como un accesorio en la vida o en los planes de un hombre, sino que son capaces de tener su propia vida, planes y aspiraciones, aun siendo parte de una familia o una pareja. Buscan a una pareja que pueda ser su socio, que sea "parte" de su vida, pero no su vida; que les suma a lo que ya ellas mismas se proveen (felicidad, estabilidad, paz), pero también con quien cuentan y que tiene cosas importantes y valiosas que aportar a la relación.

Características:

•    Independientes
•    Autosuficientes
•    Con claridad de sus capacidades
•    Sana autoestima
•    Con alta tolerancia a la frustración
•    Con opiniones propias
•    Resiliente
•    Con aspiraciones (laborales y personales) que la mantienen creciendo constantemente
•    Capaces de pasar de la idea a la acción
•    Asumen riesgos controlados

Tags:

Lee también

Comentarios