[Opinión:] El poder de las palabras

El poder de la palabra trata del modo en que el lenguaje nos lleva a dar nuestra propia interpretación de lo que percibimos, a crear nuestros propios mapas del mundo, así como del modo en que esta interpretación le da sentido a nuestra experiencia.
Enlace copiado
Enlace copiado
No es lo mismo percibir a alguien como “hiperactivo” que como “entusiasta”. El cambio en una sola palabra tiene un enorme efecto en la actuación de la persona y provoca que los demás muestren comportamientos más propositivos hacia la misma. El cambio en las palabras no cambia la realidad, pero sí modifica la manera de representar e interpretar esa realidad.

Cada interlocutor utiliza sus propias interpretaciones para comprender las del otro, es decir, cuando recibimos un mensaje, lo traducimos a palabras, frases e ideas con las cuales nos sentimos más familiarizados.

Investigaciones recientes (Jensen, 1994) muestran que incluso después de que se ha adquirido el lenguaje, las palabras pueden seguir alterando la estructura física del cerebro. Los escáneres cerebrales mediante tomografías de emisión de positrones han demostrado que ciertas palabras bien elegidas activan las mismas áreas del cerebro y tienen los mismos efectos terapéuticos que un fármaco anti depresivo como el Prozac.

En tal sentido, en lugar de llamar a alguien como “perfeccionista” u “obsesivo” es más funcional llamarle “detallista” o “cuidadoso”. Con ideas negativas no es extraño que los dueños de semejantes “palabras” se sientan desprovistos de recursos, y a la intemperie de la vida.

Lo que hay que hacer es “reencuadrar”, es decir, crear una nueva versión de lo que percibimos. Las personas sabias, maduras y que desarrollaron estabilidad emocional son las que cambiaron la forma de hablar; pasaron a usar otras palabras para referirse a acontecimientos vitales y redefinieron sus creencias. Las ideas están compuestas de palabras, por eso, si variamos las palabras, variamos las ideas y modificamos la experiencia de las situaciones o hechos vitales.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter