Lo más visto

Más de Revistas

[Opinión:] Medio ambiente en agenda empresarial

Desde la lógica empresarial se pueden dar pasos en una nueva dirección al re-concebir los productos y los mercados, o al redefinir la productividad en la cadena de valor e inclusive, favorecer el desarrollo de clúster locales. Lo anterior constituye la esencia del Valor Compartido.
Enlace copiado
Enlace copiado
Hace casi dos años, los Estados Miembros de la ONU aprobaban la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Aunado a los propósitos de lucha contra la pobreza y la desigualdad, se consideraban de manera explícita resultados esperados en torno al tema climático, la energía sostenible, el agua limpia, entre otros.

Los propósitos establecidos a escala mundial, se relacionan con la nueva agenda empresarial que parte con el cambio de paradigma propuesto por el profesor Michael Porter. Este cambio en la manera de hacer las cosas responde a la inobjetable valoración en que se necesita ir más allá de la filantropía y las buenas intenciones desde el ámbito empresarial. Hablamos en concreto, de la  Estrategia de Valor Compartido.

Desde la lógica empresarial se pueden dar pasos en una nueva dirección al re-concebir los  productos y los mercados, o al redefinir la productividad en la cadena de valor e inclusive, favorecer el desarrollo de clúster locales. Lo anterior constituye la esencia del Valor Compartido.

Por otro lado, la idea de pensar en que el territorio afecta a la empresa y la empresa afecta al territorio, constituye una relación lógica que muchos académicos y empresarios comienzan a visualizar. Se ha dicho que en menos de 200 años, la temperatura aumentó 0,85 °C; y esto, evidentemente, se relaciona con el calentamiento global, el efecto invernadero y otras problemáticas de corte medio ambiental. Lo anterior nos exige analizar, pero sobre todo actuar en virtud de soluciones.  

En  palabras del mismo Porter “depende de las decisiones respecto a políticas, inversiones y capacidad de implementación de múltiples actores, sociedad civil y empresas”.  Hablamos indudablemente de la gestión relacional, pero también de claros espacios de entendimiento mutuo. En nuestro país, se han comenzado a dar pasos en torno a estos planteamientos. Ya se habla de este debate, y es necesario que nuestros líderes empresariales tomen decisiones en esta perspectiva.

Tags:

Lee también

Comentarios