Para que la próxima vez, no la dejes con ganas

Te compartimos una serie de tips para que retrases tu eyaculación, y de esta manera, le regales momentos inolvidables a tu pareja.
Enlace copiado
Enlace copiado
Existe un viejo dicho que dice que las damas van primero. Y para los hombres eso implica mucho más que solo abrir la puerta para que entren antes. Si la ayudas a alcanzar el orgasmo en primer lugar, te quitarás presión y alejarás también el “fantasma” de la eyaculación precoz. Pero si esto te sucede no hay porque sentirse mal, aquí te damos unos consejos para superarlo

Manten una excitación moderada, el proceso de respuesta sexual tiene cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y finalización. El truco está en reconocer en qué punto te encuentras. En este sentido, otorga una nota a tu excitación sexual, en una escala del 1 al 10, e intenta mantenerte siempre en 7.
El “Kegel” es un ejercicio que te ayudará a fortalecer los músculos responsables del control eyaculatorio. Familiarízate con estos músculos cortando y reanudando varias veces el flujo de orina, mientras miccionas. Aprieta fuerte los músculos y contén la orina unos 10 segundos, para hacerlo perfecto.
 
Mastúrbate por 15 minutos
Tus masturbaciones deberían durar al menos unos 15 minutos. La técnica para conseguirlo es la siguiente: acércate al conocido como “punto de no retorno”, pero no eyacules hasta cumplir el tiempo. Otra cosa que puedes hacer es masturbarte con su orgasmo en mente y no con el tuyo.
Si la simple idea de practicar sexo te sobreexcita demasiado, lo que tienes que hacer es parar y presionar suavemente bajo el glande mientras te encuentres en pleno acto. Esto impulsará la sangre fuera del pene y reprimirá al momento la respuesta eyaculatoria.

Tags:

  • alpha
  • salud
  • sexo

Lee también

Comentarios

Newsletter