Lo más visto

Participando como extranjera

Estas actividades son la consecuencia de una sociedad que está avanzando hacia una participación política más madura y consolidada, que no limita al sufragio toda su incidencia.
Enlace copiado
Participando como extranjera

Participando como extranjera

Participando como extranjera

Participando como extranjera

Enlace copiado
Recientemente tuve la oportunidad de participar en un encuentro local para dialogar sobre la nueva Constitución chilena. “Proceso constituyente” es como han nombrado al paso a paso que busca actualizar la Constitución del país, el cual culminaría en 2019 y en el que se pretende incluir a todos los sectores del país, empezando por el ciudadano común, a través de encuentros autoconvocados en los que se discutan los principios, las instituciones y los derechos que deberían estar incorporados en la nueva Constitución.

“Una nueva Constitución para Chile” es una iniciativa que no ha estado a salvo de la polémica. Hay muchos que están en contra de hacer cualquier cambio en el documento y hay otros que lo consideran urgente. Según los antecedentes estudiados por los anfitriones del encuentro en el que yo participé, este tipo de dinámica ciudadana participativa a escala de país para aportar a la gestación de una Carta Magna es inédita.

El grupo en el que yo participé estaba conformado por al menos 13 personas de distintas profesiones y edades que estuvieron dispuestas a compartir puntos de vista, en ocasiones muy distintos, en un ambiente de amistad y alegría. Durante un espacio de más de 3 horas, se discutió abiertamente sobre temas como derechos humanos, responsabilidades ciudadanas, instituciones y prioridades país.

La dinámica debe ser liderada por un moderador, quien inscribe el encuentro a través del sitio web www.unaconstitucionparachile.cl, donde además obtiene una guía para liderar la dinámica, la cual consta de tres preguntas que apuntan a los valores, instituciones y derechos y deberes que deben ser incluidos en el debate constituyente. Esta dinámica se replicó a escala nacional, alcanzando más del centenar de encuentros y se repetirá luego en el ámbito comunal y regional.

La forma en la que toda esta información será procesada posteriormente está fuera de mi conocimiento, pero de acuerdo con lo que pude observar y escuchar, los participantes están conscientes de que instancias como estas persiguen el objetivo de involucrar e informar a los ciudadanos de procesos cruciales como el cambio de la Constitución, más allá que plasmar sus opiniones en la Carta Magna.

Yo era la única extranjera en el grupo y, de hecho, fui invitada a participar por mi condición de extranjera. Para mí, es una señal superpotente de la conciencia que se está formando sobre la cada vez más amplia población extranjera que es parte de la dinámica social chilena.

Tener la oportunidad de ser parte de este tipo de instancias de participación ciudadana en el extranjero es invaluable para mí. En el pasado estuve involucrada en el proceso de diálogo ciudadano por la educación en Chile, pero desde la vereda de la implementación.

Considero que estas actividades son la consecuencia de una sociedad que está avanzando hacia una participación política más madura y consolidada, que no limita al sufragio toda su incidencia. Sin embargo, y como todo en la vida, Chile es un país de contrastes y mientras grupos ciudadanos se organizan para discutir pacíficamente sobre la nueva Constitución, otros grupos más violentos que se dicen estudiantes se organizan para crear caos social a través de marchas descontroladas que siempre terminan en violencia y percances con la policía. Pero ese fenómeno merece otra columna.

En conclusión, yo valoro muy positivamente la instancia de los encuentros locales, no solo como una forma de participación, sino también como una práctica democrática que ojalá algún día se replique para temas cruciales en El Salvador.

Tags:

  • participación ciudadana
  • chile
  • sufragio
  • leda romero

Lee también

Comentarios