Lo más visto

Más de Revistas

Pasos para combatir el estrés laboral

El estrés es la principal fuente de tensión en la gran mayoría de personas. Es importante saber cómo manejarlo para tener una mejor calidad de vida.
Enlace copiado
El estrés se transforma en negativo cuando el número de demandas en el trabajo supera la capacidad de respuesta.

El estrés se transforma en negativo cuando el número de demandas en el trabajo supera la capacidad de respuesta.

Enlace copiado

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés laboral es uno de los principales factores que afecta la salud de los trabajadores y el buen funcionamiento de las entidades para las que trabajan. El estrés es el resultado del desequilibrio entre las exigencias y presiones a las que se enfrenta el individuo, por un lado, y sus conocimientos y capacidades. Los resultados de las investigaciones muestran que el tipo de trabajo que produce más estrés es aquel en el que las exigencias y presiones superan los conocimientos y capacidades del trabajador, hay pocas oportunidades de tomar decisiones o ejercer control y el apoyo que se recibe de los demás es escaso.

Los resultados de una reciente encuesta europea llevada a cabo por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) indican que las causas de estrés laboral más habitualmente mencionadas fueron la reorganización del trabajo o la precariedad laboral (72 % de los encuestados), las largas jornadas laborales o una excesiva carga de trabajo (66 %) y sentirse intimidado o acosado en el trabajo (59 %).

Silvia Flores de Carranza, máster en Psicología Clínica y de la Salud, explica: “Estar sometido a un nivel alto de exigencia no siempre es fuente de estrés negativo, sino al contrario, es un reto, es un desafío  para nuestras potencialidades. El estrés se transforma en negativo cuando el número de demandas en el trabajo superan nuestra capacidad de respuesta. El estrés negativo es un factor de alto riesgo para la salud,  se ha llegado a estimar que un 75 % de las enfermedades están relacionadas con este”.

Asimismo, afirma que al suscitarse un episodio de estrés laboral se hacen visibles los siguientes síntomas: aumento de la tensión arterial, trastornos estomacales, dolores de cabeza, fatiga mental, falta de memoria, disminución de rendimiento general, irritabilidad, ansiedad, conductas hostiles y agresivas, baja autoestima, frustración, represión de sentimientos, sentimientos de aislamiento, aburrimiento e insatisfacción con el trabajo, entre otro síntomas.

De Carranza recomienda implementar las siguientes medidas en las organizaciones:  

1. Asesoramiento para los empleados a través de programas de reestructuración cognitiva-conductual. Es necesario apoyar a los trabajadores en adoptar creencias y pensamientos que faciliten la resistencia personal ante el estrés.

2. Programas orientados a revisión y rediseño de estructuras de trabajo. Métodos orientados a buscar la adecuación persona-trabajo, entre los cuales pueden estar la selección de personal, el enriquecimiento del trabajo y el desarrollo organizacional.

3. Llevar a cabo programas de administración del tiempo y establecer prioridades en tareas importantes.

Lo primero que hay que dejar claro es que no existe una fórmula mágica que haga que se elimine el estrés laboral de forma inmediata y radical, sino que cada persona tiene que adaptar su propia forma de combatirlo.

Compromiso personal para manejar el estrés

Lo primero que hay que dejar claro es que no existe una fórmula mágica que haga que se elimine el estrés laboral de forma inmediata y radical, sino que cada persona tiene que adaptar su propia forma de combatirlo. Algunas sugerencias que le pueden ayudar son:

 - Planificar las actividades  a realizar. No dejar lugar a la improvisación ni a la acumulación de tareas.

- Tampoco es bueno acumular más responsabilidad de las que su puesto de trabajo necesita. Aprenda a conocer sus límites, no quiera  abarcar más de lo que su organismo  pueda sostener.  

- Es bueno marcarse metas y objetivos alcanzables.

- El descanso es otro factor preventivo. Es importante, al salir del centro de trabajo, desconectarse de todos los asuntos relacionados con él; de lo contrario, se llevará  el estrés a su casa. Además, hay que dormir siete u ocho horas mínimo todos los días de la semana.

- La práctica de cualquier ejercicio o deporte de forma regular estimula y mejora el organismo para hacer frente al estrés, y a la vez ayuda a desconectarse de las situaciones que lo originan. Los más indicados podrían ser: pilates, yoga o tai chi.

- Queda a su opción acudir a un médico especialista en salud mental  para que le  ayude y le proponga  un tratamiento específico a su estado de estrés.

Conoce qué plazas hay disponibles en Bolsa de Trabajo. 

Tags:

Lee también

Comentarios