Por mantener la paz interna

Son 248 miembros de la PNC los que han estado involucrados en homicidios desde 2008 hasta febrero de 2015. El subdirector de la Policía dijo que hasta el 8 de abril, 55 personas murieron en intercambios de disparos con agentes. Al mismo tiempo que la violencia aumenta, se han disparado los permisos de portación de arma de fuego a los miembros de la Policía. Solo en los primeros dos meses del año ya se emitieron 2,345 permisos en 42 unidades de la PNC.
Enlace copiado
<strong>Tregua.</strong> De 2011, cuando 41 miembros de la PNC se vieron involucrados en homicidios la cifra bajó a 29 el año de la tregua.

Tregua. De 2011, cuando 41 miembros de la PNC se vieron involucrados en homicidios la cifra bajó a 29 el año de la tregua.

<strong>Homicidios de policías.</strong> Este año ya han muerto 21 policías, 17 de estos en ataques de supuestos pandilleros, mientras que otros tres a manos de otros agentes policiales.

Homicidios de policías. Este año ya han muerto 21 policías, 17 de estos en ataques de supuestos pandilleros, mientras que otros tres a manos de otros agentes policiales.

<strong>Intercambios.</strong> Howard Cotto, subdirector de la PNC, aseguró el 8 de abril de 2015 que 55 personas han muerto en intercambios de disparos con la Policía.

Intercambios. Howard Cotto, subdirector de la PNC, aseguró el 8 de abril de 2015 que 55 personas han muerto en intercambios de disparos con la Policía.

<strong>Armas.</strong> Según datos de 60 unidades, se han emitido 10,122 permisos de portación de armas en horas no laborales, en un período de 38 meses.

Armas. Según datos de 60 unidades, se han emitido 10,122 permisos de portación de armas en horas no laborales, en un período de 38 meses.

Por mantener la paz interna

Por mantener la paz interna

Enlace copiado
El pasado 6 de abril la cuenta de YouTube “Policía PNC”, creada ese mismo lunes, subió su primer video de un minuto 24 segundos de duración. En él, una persona que supuestamente pertenece a la Policía Nacional Civil hizo un llamado a miembros de esta institución y de la fuerzas armadas. “Defendámonos y no nos dejemos intimidar de los pandilleros, cobardes”, dice la figura a contra luz con la voz distorsionada a acento español.

El supuesto agente pedía a sus compañeros “tomar la justicia en nuestras manos. Ojo por ojo, diente por diente” en un video que ese mismo día a las 6:49 de la noche, la cuenta de Facebook “Héroe Azul” compartió a sus 89,623 seguidores con el mensaje “¡PNC a defenderse!”. Una semana después el post de Facebook ya tiene más de 3,000 “likes” y el video 75,048 vistas en YouTube.

En un año que ya amasa un abril con 16 homicidios diarios, marzo como el mes más violento de la década, la muerte de 80 personas en 19 masacres, 150 enfrentamientos de la PNC con pandilleros y los homicidios de 21 miembros de la PNC hasta la fecha, este video suscitó muchas respuestas de apoyo por un lado y la pregunta de la existencia de grupos de exterminio por el otro.

La Ley Orgánica de la Policía Nacional Civil establece en su artículo 1 que parte de su objeto es “prevenir y combatir toda clase de delitos, así como la colaboración en el procedimiento para la investigación de delitos; mantener la paz interna, la tranquilidad, el orden y la seguridad tanto en el ámbito urbano como rural, con estricto apego a los derechos humanos”.

Sin embargo, desde 2008 hasta febrero de 2015, la PNC ha registrado que 248 miembros de esta institución han estado involucrados en homicidios. Dos de cada 10 de esos casos se dieron el año pasado, período en el cual 53 miembros de la Policía estuvieron involucrados en un homicidio.

Al parecer ese número solo irá en aumento. Este miércoles el presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró en una conferencia de prensa que de los 481 homicidios cometidos en ese marzo, el mes más violento de la década, 140 corresponden a supuestos pandilleros que murieron en enfrentamientos con la policía. 140 personas que murieron a manos de agentes que buscan mantener la paz interna, la tranquilidad, el orden y la seguridad con estricto apego a los derechos humanos.

En medio de esa escalada de violencia que viene creciendo desde el año pasado, el director de la Policía Nacional Civil, Mauricio Ramírez Landaverde, giró en octubre pasado la orden de carácter urgente por medio del memorándum n.º 09451 para autorizar al personal policial de manera temporal “portal el arma de fuego de equipo en días de licencia, permiso o descanso semanal, sin necesariamente exigir todos los requisitos establecidos en el instructivo para la autorización de portación de armas de fuego en horas no laborales”.

Ramírez Landaverde justifica la relajación de los requisitos para llevarse el arma en horas no laborales en el incremento de policías víctimas de la violencia. “Los policías siempre han tenido la facultad de usar su arma de fuego cuando están de licencia (...) ante esta situación en la cual se ha incrementado la cantidad de policías que son víctimas y dado que en su mayoría han sido en situaciones ajenas al trabajo como tal, sino que han sido cuando están de descanso o licencia... entonces en estos momentos estas restricciones se han levantado”, comentó.

Esta autorización fue reiterada en enero de este año. Y aunque agentes particulares han asegurado en diferentes ocasiones que esta directriz no se cumplió o que los permisos estuvieron siempre bajo la decisión de los jefes inmediatos, los números de la PNC determinan un claro incremento en las autorizaciones de portación del arma de servicio en horas no laborales.

El director de la PNC, Mauricio Ramírez Landaverde, asegura que ante la coyuntura de violencia y ataques a la institución, la Policía está tratando de mantener sus principios. Sin embargo, sus palabras mismas parecen tropezarse entre sí cuando menciona a la Policía al frente de una lucha. “La Policía está encabezando una lucha de parte del Gobierno y del Estado mismo, por no dejar que por la presión de la violencia se dé una especie de torcerle la mano al Estado para que se acceda a las pretensiones de los grupos ilegales. (...) Si superamos esta etapa vamos a demostrar que la Policía Nacional Civil está en la capacidad, no solo de responder a esta situación, sino que hacerlo también manteniendo su identidad y su principio porque lo más fácil sería, pues, responder a la violencia con más violencia, pero eso no es propio de una institución profesional como la Policía. Entonces pues tenemos que enfrentar esto manteniendo esta identidad institucional y nuestros principios y valores”, declaró en entrevista a esta revista.

Pero los policías están armados y el ambiente de violencia y de apoyo a la no investigación podrían implicar un aumento de policías involucrados en delitos.

En febrero de este año, Séptimo Sentido realizó una petición de acceso a la información a la Oficina de Información y Respuesta de la PNC solicitando las estadísticas de miembros o personal de dicha institución que “haya reportado haber empleado armas de fuego ocasionando lesiones o muertes desde 2005 hasta la fecha, detallando fecha, municipio donde sucedió el hecho, delegación a la que pertenece el miembro de la PNC, rango del mismo, circunstancia del hecho y si el miembro o personal de la PNC estaba de licencia o no”.

Además, se solicitaron las estadísticas de miembros de la institución que hayan sido investigados por esas circunstancias, solicitando los mismos detalles y además el resultado de dicha investigación.

El oficial de Acceso a la Información resolvió el 24 de marzo brindar la información solicitada, ya que esta “no se encuentra clasificada entre las excepciones señaladas” en la Ley de Acceso a la Información Pública.

A pesar de que se solicitó información desde 2005, la policía otorgó datos solo desde 2008 en el caso de miembros de la institución involucrados en homicidios o lesiones y desde 2010 en las investigaciones a miembros de la PNC por homicidios o lesiones con arma de fuego.

El artículo 15 de la Ley Orgánica de la Policía Nacional Civil establece las normas por las que se rige el uso de las armas de fuego de equipo. Entre estas, establece que los policías usarán “la fuerza y armas de fuego solamente cuando otros medios resulten ineficientes” y no las podrán utilizar a menos que sea para defenderse a sí mismos o a otras personas y para evitar que se cometan delitos que amenacen la vida.

“Cuando el empleo de las armas de fuego sea inevitable, los miembros de la Policía Nacional Civil: a) Ejercerán moderación y actuarán en proporción a la gravedad de delitos y al objetivo legítimo que se persiga; b) Reducirán al mínimo los daños y lesiones, respetarán y protegerán la vida humana” reza parte del artículo.

Según la información obtenida, 248 miembros de la Policía Nacional Civil han estado involucrados en homicidios desde 2008 hasta febrero de este año. Ocho de cada 10 de estas personas estaban trabajando en el momento en que ocurrió el homicidio.

De esos miembros de la PNC implicados en homicidios, casi nueve de cada 10 eran agentes. En números absolutos son 215 agentes durante esos siete años, 14 cabos, dos inspectores, cinco sargentos, dos subinspectores, tres supernumerarios y siete miembros administrativos de la institución.

Estos números, al igual que los indicadores de violencia, se vieron afectados por la tregua que se dio a partir de marzo de 2012 y que fue destruyéndose hasta que en junio del año pasado el presidente Salvador Sánchez Cerén rechazó cualquier tipo de negociación de su gobierno como lo habría hecho el gobierno anterior. “Nosotros no vamos a continuar con la tregua”, sentenció.

De 2011, cuando 41 miembros de la PNC se vieron involucrados en homicidios la cifra bajó a 29 el año de la tregua, pero fue incrementando a 37 en 2013 y sobrepasó las cifras de antes de la tregua con 53 en 2014.

El año de la tregua también marcó un cambio en las tendencias de estos incidentes en los diferentes departamentos del país. Entre 2008 y 2011, San Salvador figura entre los departamentos donde más policías se vieron involucrados en homicidios, tomándose el primer lugar en 2008 con 10 casos y en 2011 con 16.

Este número bajó a cinco en 2012 y a seis en 2013. El año pasado, sin embargo, la cifra ya se convirtió en una de dos dígitos con 11 y el puesto del segundo departamento con más agentes involucrados en homicidios.

Otro de los departamentos destacables por los cambios antes y después del año de la tregua entre pandillas es La Paz, en el cual en 2009 y 2011 no se registró ni un caso de homicidio a manos de un policía, mientras que solo uno en 2008, dos en 2010 y tres en 2012.

Los siguientes dos años este departamento se ha llevado el primer puesto con nueve miembros de la policía involucrados en homicidios en 2013. Un año después esta cifra casi triplicó esta cantidad con 24 casos.

Datos de la PNC determinan que Zacatecoluca, la cabecera del departamento de La Paz, es uno de los 10 municipios más violentos del país este año. El año pasado, los homicidios aumentaron en este departamento un 55 % con respecto a 2013.

Un caso similar se nota en las cifras de Cuscatlán, departamento en el cual no se dio ningún caso entre 2010 y 2012, pero en el cual en los dos primeros meses de este año lleva seis miembros de la institución involucrados en algún homicidio en su territorio. Además, se lleva el 66.6 % de los casos de los primeros 60 días del año.

Según los datos entregados por la OIR, entre enero y febrero de 2015 ya se acumulan nueve casos de policías involucrados en homicidios. Este dato, sin embargo, contrasta con declaraciones del subdirector de la PNC, Howard Cotto, quien aseguró el 8 de abril de 2015 que 55 personas han muerto en intercambios de disparos con agentes policiales.

“En lo que va del año, del total de homicidios que son 1,237, de forma comprobada 442 son miembros de estas estructuras criminales (...) Dentro de estas 442, hay 55 miembros de estos grupos que han fallecido en intercambios de disparos con nosotros. En este año llevamos 124 intercambios de disparos”, comentó en declaraciones a la prensa. Una semana después de estas declaraciones, la cifra de enfrentamientos entre agentes policiales y supuestos pandilleros ya había subido a 150.

Entre 2008 y febrero de 2014, además, la PNC tiene registrado que 464 integrantes de esta institución se vieron involucrados en lesiones. De estos, 404 eran agentes de la PNC, 23 cabos, ocho sargentos, siete subinspectores, nueve supernumerarios y 13 administrativos.

Casi un cuarto de estos casos se dio en 2011 con 101 miembros de la institución involucrados en lesiones. En los primeros dos meses de este año, ya se han registrado 11 casos.

San Salvador es el departamento que en esos siete años y dos meses acumula la mayor parte con 136 miembros de la corporación implicados en lesiones en su territorio, seguido de La Libertad con 78 y Santa Ana con 50.

De los miembros de la PNC involucrados en lesiones, el 54 % de estos se encontraba en horas de trabajo al momento en que ocurrió el hecho y el 43 % estaba de licencia. El restante 3 % se reparte entre aquellos que estaban suspendidos y los que estaban incapacitados.

La Inspectoría General de Seguridad Pública envió en enero pasado una carta a este periódico anunciando que no procesará a los policías que actúen en defensa propia durante operativos policiales o en cumplimiento de su labor. “Este entre contralor no iniciará procedimientos disciplinarios sancionatorios en contra de los miembros de la corporación, que en operativos y en cumplimiento de su deber, plenamente justificado y probado cometan cualquier tipo de faltas...”, rezaba el documento firmado por Ricardo Martínez, inspector general de Seguridad Pública.

Además, febrero pasado, en una entrevista a LA PRENSA GRÁFICA, el Inspector general de Seguridad Pública Ricardo Martínez aseguró que no debería llamarse asesinato a las muertes de pandilleros en enfrentamientos con policías y aseguró que “aquí estamos en guerra” por lo que instó tanto a agentes como a ciudadanos comunes a defenderse. “Hay que decir que debemos de continuar en esa actitud de combatir la delincuencia. No estamos generando violencia con eso. Estamos combatiéndola", comentó.

Al comparar los datos de policías involucrados en lesiones con las estadísticas de la misma PNC sobre policías investigados por lesiones hay una diferencia considerable en los casos. Entre enero de 2010 y febrero de este año, 347 miembros de la PNC estuvieron involucrados en lesiones. En cambio, entre las mismas fechas, solo 88 miembros de la PNC fueron investigados por estar involucrados en lesiones con armas de fuego. Es decir que solo un 25 % de los casos fueron investigados. Sin embargo, es necesario aclarar que ambos datos provienen de instancias diferentes de la Policía y muestran ciertas incongruencias.

La información solicitada era sobre miembros de la PNC involucrados en lesiones u homicidios con armas de fuego. Los datos entregados no aclaran si el homicidio o lesión se dio con arma de fuego, mientras que los datos de los policías investigados sí lo determinan.

Por ejemplo, en 2014 se contabilizan 53 miembros de la Policía involucrados en homicidios y al mismo tiempo 57 miembros de la Policía investigados por homicidios.

Se buscó al oficial de información para que aclarara esta incongruencia y explicó que esos son los datos que se tienen registrados y que los conjuntos de datos provienen de dos oficinas diferentes dentro de la PNC.

Los datos de policías involucrados en homicidios y lesiones fueron requeridos del Centro de Operaciones y Servicio, una unidad que está directamente bajo la Subdirección General de la policía.

En cambio, los datos de policías investigados por homicidios y lesiones fueron obtenidos de la División Central de Investigaciones, una unidad que en el organigrama de la PNC aparece bajo el mando de la Subdirección de Investigaciones, que a su vez está bajo el mando de la Subdirección General.

Según estos, 19 miembros de la PNC fueron investigados en 2010 por homicidio; 10, en 2011; 19, en 2012; 27, en 2013, 57 en 2014; y 11 en los dos primeros meses de 2015.

El director de la PNC asegura que el aumento en policías involucrados en homicidios y lesiones está vinculado al aumento de los ataques que reciben y asegura, a pesar de las declaraciones del inspector, que estos siempre son investigados. “Siempre es investigado, claro que cuando opera un excluyente de responsabilidad el policía también necesita un respaldo(...) cuando lo hace de una forma ilegítima, la Policía lo investiga y si se demuestra que es constitutivo de un delito, lo persigue y eso es lo que hemos hecho. (...) Si se demuestra que es en legítima defensa, en cumplimiento de su deber, la Policía lo va a ayudar, lo va a respaldar y lo va a defender”, aseguró.

Además de estos datos, en la solicitud de acceso a la información pública se pidieron las “estadísticas de los procedimientos disciplinarios llevados a cabo a miembros del personal de la Policía Nacional Civil, cualquiera que sea el puesto que desempeñen en la función policial o administrativa en que se encuentren, desde 2005 hasta la fecha, detallando fecha, municipio, tipos de faltas investigadas y sanciones o amonestaciones impuestas de acuerdo a cada falta”.

A pesar de que la resolución estima el acceso a la información solicitada, los documentos otorgados no detallan las faltas, investigaciones, ni amonestaciones impuestas ante dichas faltas.

La OIR envió un documento con dos desgloses de la misma información: uno de “procedimientos disciplinarios abiertos por UID (Unidad de Investigación Disciplinaria) por año y tipo de investigación realizada” y otra de la misma información clasificada por año y categoría de la persona investigada.

Estas estadísticas, sin embargo, no coinciden entre sí. Según el primer consolidado la UID inició 4,487 procedimientos disciplinarios entre 2005 y febrero de 2015, mientras que en el segundo se determina que entre las mismas fechas se iniciaron 5,499 procedimientos disciplinarios en la misma unidad.

De estos 5,499 la mayoría -un 76 %- fueron casos en los que el investigado era un agente policial con 4,199 procedimientos a personas en esta categoría.

Solo dos días después de la carta del inspector general, el vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, respaldó declaraciones del director de la PNC y del inspector, dándole a los policías la venia del Ejecutivo para disparar sin temor a las consecuencias. “Nuestro gobierno quiere expresar el respaldo completo a las declaraciones de nuestro director de la PNC en relación con cualquier miembro de la PNC, nuestra policía, que en cumplimiento de su deber, en defensa de los ciudadanos, de su integridad, deba hacer uso de su arma de fuego, debe hacerlo sin ningún temor de sufrir consecuencias por ello. La ley los asiste”, declaró.

Las armas de los policías. Hasta el 14 de abril de este año, el Instituto de Medicina Legal registra 1,128 homicidios, de los cuales, 891 fueron ejecutados con armas de fuego. Entre esos homicidios se encuentran 21 de miembros de la PNC.

La mayoría de estos, 17, han sido asesinados en enfrentamientos con supuestos pandilleros, mientras tres de ellos murieron a manos de otros policías. El año pasado 39 policías perdieron la vida en ataques. A medida fueron incrementando los ataques, también fueron aumentando las peticiones de permitir que los policías se llevaran sus armas cuando no estuvieran trabajando.

En octubre, el director de la PNC emitió la primera orden para permitir el uso de las armas en horas no laborales aún para aquellos policías que no cumplieran los requisitos del instructivo como pagar el permiso de la licencia y pasar el examen psicológico requerido.

En los primeros dos meses del año, 42 unidades de la PNC han autorizado a 2,345 miembros de la institución permiso para portar el arma de fuego de equipo en horas no laborales. Estas autorizaciones concedidas entre enero y febrero de 2015 equivalen al 52 % de las autorizaciones que estas mismas unidades concedieron durante todo el año anterior.

A través de una solicitud de acceso a la información pública, Séptimo Sentido solicitó a la PNC una lista de miembros o personal de la PNC que han solicitado autorización para portar su arma de fuego en horas no laborales cada mes desde 2013 hasta febrero de 2015, detallando los cargos de los miembros, cuántos cumplían con los requisitos, cuántas de esas solicitudes fueron autorizadas y cuántas no fueron autorizadas.

El oficial de Acceso a la Información Pública de la PNC resolvió brindar la información ya que esta no está clasificada como información reservada. La OIR envió datos de 61 unidades de la Policía, sin embargo no todas estas unidades otorgaron la información requerida.

Solo 34 de estas unidad dieron información sobre el año 2013 y 44 sobre los años 2014 y 2015. Solo 30 unidades dieron la información segregada por mes y 50 la información clasificada de acuerdo con el cargo del personal.

Además, la mayoría de oficinas se concentraron en autorizaciones, por lo que 19 de estas no dieron información sobre la cantidad de solicitudes, 25 no dieron datos sobre cuántas solicitudes fueron denegadas.

Algunas de las oficinas entregaron información de un año y no de otro, mientras 16 de las unidades ni siquiera clasificaron la información por años y entregaron un consolidado sobre autorizaciones desde enero de 2013 hasta febrero de 2015.

Para poder hacer la comparación entre 2014 y lo que va de 2015, se utilizaron los datos de las 42 unidades que sí dieron la cantidad de autorizaciones dadas en ambos años, independientemente si dieron detalles de estas. En 2014 estas unidades concedieron a 4,499 miembros de la institución permisos para que se llevaran su arma de equipo en horas no laborales. Solo entre febrero y enero de este año esas mismas unidades han emitido 2,345 autorizaciones número que ya representa el 52 % de todas las autorizaciones del año anterior.

Uno de los detalles que se solicitó a la OIR para analizar quién solicitaba este tipo de permisos era el rango del miembro de la PNC que recibió un permiso de portación de arma. Dentro de la PNC, de menor a mayor categoría en la jerarquía, hay agentes, cabos, sargentos, subinspectores, inspectores, inspectores jefes, subcomisionados y comisionados. Además, están los agentes supernumerarios y el personal administrativo de la institución y motoristas.

Para 2014 y los primeros dos meses de 2015, solo 33 unidades proporcionaron estos datos, por lo que solo estos se utilizaron para hacer la comparación según cargo.

En 2014 -esas 33 unidades- autorizaron a 3,380 agentes portar su arma de fuego mientras estaban fuera del trabajo. En los primeros dos meses del año, eses mismas unidades, ya emitieron permisos para 1,220 agentes, cifra que equivale al 36 % de los permisos de todo el año anterior.

En 60 días de este año, además, estas dependencias de la PNC ya dieron permiso a 177 cabos, cantidad equivalente al 84 % de los permisos a cabos de 2014, cuando se emitieron 211 autorizaciones. El año pasado se concedieron 115 permisos y 32 en los primeros dos meses del año en el caso de sargentos; 40 y 24 para subinspectores; 21 y 16 para motoristas.

El salto más grande, sin embargo, se ve en los cargos que en todo 2014 no se registró ni una autorización. En esas 33 unidades para los primeros dos meses del año ya van 100 autorizaciones a inspectores jefes, 100 a comisionados y 62 a supernumerarios, todas categorías que el año anterior no recibieron autorizaciones.

También hay categorías que en 2014 sí recibieron permisos, pero que en los dos primeros meses del año ya los superaron con creces. Las autorizaciones de portación de arma en horas no laborales para inspectores pasaron de 10 en todo 2014 a 105 en dos meses de 2015, más de 10 veces la cifra de todo el año anterior. Un salto similar se ve en las autorizaciones de subcomisionados que pasaron de 14 en todo el año anterior a 103 en dos meses de 2015.

En la solicitud de acceso a la información pública se pidió el detalle mensual de la información para hacer un comparativo mes por mes, sobre todo tomando en cuenta el aviso de octubre de 2014 y de enero de este año del director Ramírez Landaverde.

Ya que no todas las unidades proporcionaron este desglose, se utilizó la información de 28 dependencias que sí dieron los datos mensuales de las autorizaciones tanto de 2014 como de los dos primeros meses de 2015.

En solo esas 28 unidades, en 2014 hubo un promedio de autorizaciones mensuales de 298, mientras que en los dos primeros meses del año hay un promedio de 1,045 permisos mensuales.

Es necesario destacar que en los primeros nueve meses de 2014 las cifras de permisos en dichas unidades solo subió de los 200 el mes de julio con 279 autorizaciones. En los meses restantes la cifra varió de las 106 de abril a las 193 de junio.

Octubre, el mes en que el director de la PNC emitió el memorándum n.º 09451 para autorizar al personal policial de manera temporal sin necesidad de cumplir los requisitos, la cifra saltó a casi el triple de las 190 autorizaciones de septiembre con 505 permisos emitidos en el décimo mes del año.

En noviembre casi se duplican los permisos de octubre con 902 permisos y el año cerró con 684 permisos en diciembre. 2015 inició con 757 permisos en enero y 1,333 en febrero. Estos datos son solo de 28 unidades que dieron el detalle mensual de ambos meses, no de las 61 unidades.

Aunque la autorización del director, que fue emitida solo una semana antes de que terminara octubre y luego renovada en diciembre, podría explicar los saltos de los datos esta determinaba que se concederían permisos temporales. La comparación mensual se realizó a partir de autorizaciones, las cuales tienen un período de vigencia de un año.

Solo nueve de las 61 unidades que dieron información detallaron los permisos temporales que concedieron. De estas, solo seis hicieron la diferenciación de mes a mes de 2014 y 2015.

Mientras entre enero y abril de 2014 estas seis unidades solo otorgaron un permiso temporal, mayo dio el primer salto con 287. Los siguientes meses, las autorizaciones temporales se mantuvieron relativamente bajas con 38 en junio; seis en julio; 30 en agosto y 11 en septiembre; hasta el salto a 558 en octubre, coincidiendo con el anuncio del director de la PNC.

Estas mismas unidades solo dieron 36 autorizaciones de un año ese octubre. Pero el siguiente mes se da un cambio destacable. Aunque las autorizaciones temporales continúan altas con 364, los permisos de un año aumentaron a 154, más de cuatro veces el número del mes anterior.

En diciembre y enero se da algo también destacable: las autorizaciones anuales superan las temporales de diciembre y enero -de 56 y 85 respectivamente- con 180 en diciembre y 139. En febrero se registraron 26 autorizaciones temporales contra 22 permisos anuales en esas unidades.

Hay unidades que no detallaron ni mes ni año y por eso no se incluyeron en la comparación anterior, pero que destacaron la cantidad de permisos temporales que se dieron de acuerdo al memorándum firmado por Ramírez Landaverde. Así, una subdirección determinó que concedió 201 permisos temporales bajo esta directriz.

Tampoco se incluyeron delegaciones que solo proporcionaron datos de un año y no de otro. Por ejemplo, una delegación del departamento de San Salvador detalló haber concedido 529 permisos temporales en octubre de 2014, pero no proporcionó información sobre 2015.

Una de las divisiones que sí otorgó la información mensual, además detalló si los policías a los que le otorgó el permiso temporal de acuerdo con la orden del director de la PNC cumplían los requisitos establecidos en el instructivo correspondiente.

La unidad aclara que los 415 permisos temporales concedidos en 2014 y los 74 de los primeros meses de 2015 “fueron autorizados mediante memorándum número 09451 de fecha 20/10/2014 girado por el señor director de la PNC. Por lo que según los requisitos establecidos en el instructivo para la autorización de portación de armas de fuego en horas no laborales no cumplen con los requisitos de dicho instructivo”.

36 oficinas de la PNC reportaron haber denegado permisos a policías o personal administrativo de la institución entre 2013 y febrero de 2015. Las demás no aclaran si hay o no denegaciones en este período. En total, estas oficinas registran 571 denegaciones en dos años y dos meses. Solo en diciembre del año pasado, 28 unidades concedieron más permisos de un año de los que fueron denegados en 36 oficinas de la PNC en 38 meses.

Algunas de las oficinas además incluyeron las razones por las que denegaron estos permisos. A dos miembros de la PNC se les denegó el permiso por tener antecedentes de falta grave, de acuerdo con un reporte extendido por la Unidad de Investigación Disciplinaria (UID). Estas pueden ir desde ausentarse sin causa justificada del trabajo, usar las armas con infracción a las normas, hasta realizar conductas tipificadas como faltas en la normativa penal, según lo establece la Ley Disciplinaria Policial.

A otros 21 policías se les negó el permiso porque se estimó a partir del dictamen psicológico que no eran aptos para portar el arma de fuego en horas no laborales.

Entre enero de 2013 y febrero de 2015, según la información obtenida de 42 unidades que lo reportaron, la PNC ha obtenido 10,033 solicitudes de miembros de la institución para obtener un permiso de portación del arma de fuego de equipo en horas no laborales.

Según datos de 60 unidades, se han emitido 10,122 de estos permisos en un período de 38 meses. Es necesario destacar que los permisos para portar el arma de equipo en horas no laborales tienen una duración de un año. En total se negaron 571 permisos en 36 unidades y se concedieron 1,676 permisos temporales en nueve unidades en este mismo período.

Estas autorizaciones son parte de peticiones que policías, sobre todo de los niveles más bajos de la jerarquía vienen solicitando desde hace meses. Muchos está indignados por los homicidios de policías del año pasado y de este, y sueltan frases como “Mejor que llore la familia del delincuente y no mi familia”.

En la página de Facebook “Héroe Azul” se publicó en enero de 2015 un comunicado, supuestamente suscrito por agentes policiales del nivel básico, condenando los atentados a policías y expresando indignación por la “pasividad con la que este gobierno actúa ante tales hechos”. El comunicado establecía una lista de seis propuestas para combatir la delincuencia, la última de estas “la creación de grupos de exterminio”

Tags:

  • pcn
  • armas
  • permiso de armas
  • homicidios
  • delitos
  • impunidad
  • heroe azul
  • ataques

Lee también

Comentarios

Newsletter