Lo más visto

Revistas  / septimosentido Lo más leído

Preparación profesional no garantiza representación en la Asamblea

69, de los 84 diputados actuales, reportan una carrera universitaria. 30% de este total pertenece al ramo jurídico: hay abogados, notarios y licenciados en ciencias jurídicas. Expertos señalan que es un error considerar que los profesionales del derecho son los mejores legisladores y que se debe apostar por incluir ocupaciones diversas.. 495 de los candidatos inscritos a diputados para las próximas elecciones reportan una carrera de formación profesional y 805 otra ocupación.

Enlace copiado
Ilustración de Moris Aldana

Ilustración de Moris Aldana

Enlace copiado

El artículo 126 de la Constitución de El Salvador define cinco requisitos para ser diputado de la Asamblea Legislativa. Entre estos requisitos se encuentran "la notoria honradez e instrucción". A pesar de ello, no existe una definición exacta del concepto de "instrucción": el requisito solo está establecido pero no delimitado.

Ruth López, abogada especialista en temas electorales y constitucionales, opina que la Asamblea Legislativa es el órgano de representación por excelencia. Por ello, agrega que la población debe aspirar a "estar representada por personas con formación técnica, ya sea empírica o formal, que les permita discutir sobre varios temas y no solo en una rama en específico".

La Asamblea actual está constituida por una mayoría de diputados con preparación profesional: el 82% del pleno reporta una carrera universitaria. La profesión más popular entre los legisladores es el derecho: un total de 25 diputados reporta títulos relacionados con esta rama. Hay 10 abogados y notarios, ocho licenciados en ciencias jurídicas y siete abogados. Las que siguen en la lista son licenciatura en administración de empresas e ingeniería agrónoma, con cuatro diputados cada una.

"Uno podría caer en la tentación de pensar que todos los diputados deberían de ser abogados solo porque se emiten leyes en la Asamblea", dice Eduardo Escobar, director ejecutivo de la asociación Acción Ciudadana. Agrega que, si bien es cierto que el pleno legislativo necesita participación de profesionales del derecho, no se puede reducir el conocimiento y la experticia de la Asamblea únicamente a esta rama.

Infografías por Óscar Corvera

El 13% de los diputados actuales no reportan una carrera universitaria en sus currículum, pero sí alguna ocupación. En este sentido, hay cinco comerciantes, tres empleados, un agricultor y un motorista. Hay cuatro diputados que no especifican su nivel de formación.

De acuerdo con la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) de 2019, la escolaridad promedio a escala nacional para dicho año fue de 7.3 grados aprobados para los hombres y 7.0 para las mujeres. La diferencia es más marcada entre las escolaridades urbana y rural. La primera fue, para ese año, de 8.2 grados aprobados, mientras que la segunda lo fue de 5.3 grados. "La Asamblea Legislativa no debería de estar colmada solo de personas con maestrías y doctorados, porque la sociedad salvadoreña no es así", dice la abogada Ruth López.

Para López, la instrucción notoria puede hacer referencia a requisitos mínimos, como la lectura y la escritura. Agrega que, para que exista un verdadero ejercicio de representación y de legislación en la Asamblea, el pleno debe estar formado por diputados con ocupaciones y conocimientos variados. "No es verdad que los abogados sean los mejores legisladores", dice.

"La gente vota por la identificación que siente con un candidato. Buscan personas similares a ellos", agrega López. Para ella, es necesario aspirar a que "personas con formación nos representen". Sin embargo, la abogada sostiene que eso "no significa que una persona que no tenga un título universitario no pueda ejercer un buen ejercicio de representación y legislación".

Más allá de la representación

De acuerdo con el Reporte detalle de inscritos a diputados Asamblea Legislativa para las elecciones de 2021 del Tribunal Supremo Electoral (TSE), del total de 1,300 candidatos inscritos para estos comicios, 495 reportan una carrera profesional y 805 otra ocupación. Estos datos se obtienen a partir de la información del Documento Único de Identidad (DUI) de los candidatos.

Las tres ocupaciones más populares entre los actuales candidatos son estudiante, con 379, empleado, con 211 y abogado con 89. En cuarto lugar se posicionan los comerciantes, que suman un total de 46 inscritos. Hay que tomar en cuenta que hay casos de ciudadanos que optan por no actualizar la ocupación del DUI.

Actualmente, el partido con mayor número de candidatos que reportan una carrera profesional es el Frente Farabundo Martí Para la Liberación Nacional (FMLN) con 70 en total. El partido Cambio Democrático es, por otro lado, el que reporta menos candidaturas con carreras profesionales con un total de 37.

“Uno podría caer en el error de pensar que todos los diputados deberían ser abogados solo porque se emiten leyes en la Asamblea”.

Eduardo Escobar, director ejecutivo de acción ciudadana.

De acuerdo con el reporte del TSE, entre el total actual de candidatos hay 89 abogados, 32 abogados y notarios y 21 licenciados en ciencias jurídicas. Esto da un total de 142 profesiones reportadas relacionadas con el ramo del derecho.

Para Eduardo Escobar, de la asociación Acción Ciudadana, las elecciones cumplen con un rol de representación. Sin embargo, en el fondo, dice, estas llevan "un reconocimiento de que los legisladores pueden tratar los temas públicos porque tienen mayor experiencia o instrucción para atender estos negocios". Por esta razón, asegura que llevar candidatos con bajo nivel de escolaridad "no es idóneo".

Las otras ocupaciones de los candidatos

Eduardo Escobar, desde Acción Ciudadana, opina que, en muchos casos, una persona sin formación académica profesional pero con conocimientos empíricos en una rama podría ejercer un mejor manejo del poder y de las legislaciones. "Un agricultor ha dedicado toda su vida a la siembra y, por ello, conoce todo lo relacionado con el tema de la agricultura. A diferencia de alguien que pueda tener un máster y que nunca haya sembrado ni un frijol", dice para ejemplificar.

El consolidado del TSE enlista 804 candidatos que no reportan una carrera de formación profesional. En el total hay 46 comerciantes, 23 amas de casa, 20 empresarios, 19 personas que se dedican a los oficios domésticos y 17 agricultores, entre otras ocupaciones con menos enlistados.

De acuerdo con el informe "Protección social al trabajo doméstico en El Salvador" de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2017 se estimaba que 125,000 personas trabajadoras domésticas en el país. El informe señala que, para el mismo año, únicamente el 3,2% tenía acceso a la seguridad social.

Hasta el momento, El Salvador sigue sin ratificar el convenio 189 de la Organización Internacional del trabajo (OIT). El objetivo de este convenio es proteger y garantizar derechos laborales a trabajadoras y trabajadores que realizan tareas domésticas. Al respecto, la abogada Ruth López insiste en que la variedad de ocupaciones en el pleno contribuiría a encaminar legislaciones basadas en "verdaderas experiencias de los mismos diputados".

"Desde mi punto de vista, una ama de casa puede aportar a la discusión sobre género. Una cosmetóloga, temas de emprendimiento", dice López. Para la abogada, el requisito de instrucción no debe de caer en discriminación hacia personas que no cuenten con una carrera profesional.

Eduardo Escobar, de Acción Ciudadana, asegura que la tendencia general en los procesos electorales apuntan a una "especialización de los funcionarios públicos". Esto quiere decir, explica, que cada vez se solicita mayor preparación profesional dentro de las instituciones políticas.

A pesar de ello, el informe Tamizaje de candidaturas en los partidos políticos salvadoreños de Acción Ciudadana en 2020, señala que ningún partido político solicita, dentro de sus estatutos internos, evidencia alguna de experiencia profesional a sus candidatos. De acuerdo con el informe, el único partido que expresamente solicita trayectoria académica en el formato de hoja de vida de los aspirantes a candidatos es ARENA.

"El problema no está en la ocupación que les aparece en el DUI, si no en si pueden o no establecer propuestas", dice Ruth López. Para ella, los partidos deberían de garantizar procesos de formación interna para aspirantes a diputados en materia de organización estatal y el rol de control de la Asamblea Legislativa: "Algo que les diga qué van a llegar a hacer", dice.

Según el Tamizaje de candidaturas de Acción Ciudadana, Nuestro Tiempo es el único partido que exige a sus aspirantes a candidatos una acreditación en cursos de capacitación y formación política. Estos cursos serán impartidos por el mismo partido, de acuerdo con sus estatutos políticos.

Para Eduardo Escobar, establecer un requisito mínimo de instrucción, es decir, especificar cuál es el grado mínimo de formación para optar a una diputación, sería perjudicial. Argumenta que, de esa forma, se dejaría fuera de la Asamblea a personas sin formación académica comprobable pero con conocimientos empíricos que podrían aportar a una óptima discusión legislativa.

"Nuestro sistema democrático establece que cualquier persona puede acceder a un cargo público", señala Escobar. Sin embargo, agrega, que esto no significa que "no deben haber requisitos, sobre todo de instrucción, para aplicar a un cargo". Para Escobar, los requisitos para aplicar a un cargo no deben de ser "discriminatorios o irracionales".


Infográfico sobre el tema disponible en 7s.laprensagrafica.com 

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines