Prevenir en el país de las carencias

El proyecto Prevención del Crimen y la Violencia de USAID acerca oportunidades a jóvenes en riesgo, incluso en aquellas zonas alejadas de los centros urbanos que, tradicionalmente, no han contado para el Estado. Su manifestación más visible son los Centros de Alcance (CDA), enclavados en los puntos más peligrosos de los municipios elegidos, pero el proyecto abarca otros cinco ejes estratégicos dedicados a evitar que los jóvenes ingresen a una estructura delictiva.
Enlace copiado
Enlace copiado
Un camino sin asfaltar serpentea entre dos montañas. A ratos es de tierra muy fina, blanca, como nieve, donde una llanta bien puede atorarse sin el impulso adecuado. A ratos, también, hay grandes huecos llenos de agua donde el exceso de velocidad puede provocar una desgracia. Ya lo ha hecho: buses con decenas de personas han volcado en esta solitaria arteria.

Esta calle conduce a Huertas, uno de los cantones más alejados de Ilobasco. Aquí, unos jóvenes juegan fútbol en una cancha peculiar: en la parte alta de una cuesta, en un espacio que más parecería una plaza para esperar el bus, está justo a la orilla de la calle. Afortunadamente los carros pasan con poca regularidad y los muchachos no están en peligro. No hay un metro cuadrado donde el sol, en este mediodía, no ejerza su dominio.

Ha significado un gran trabajo edificarla en un terreno con tantos desniveles. Una alta pared se alza para mantenerla firme. Esta cancha es uno de los pocos espacios donde los adolescentes y jóvenes de la zona, la mayoría dedicados a labores en el campo, pueden hacer algo diferente de trabajar o estudiar.


Lea el contenido completo en: "Prevenir en el país de las carencias".

Tags:

  • Conchagua
  • USAID
  • desarrollo social
  • desarrollo comunitario
  • inequidad
  • desigualdad
  • cooperación internacional
  • Ilobasco
  • Centro municipal de prevención de la violencia

Lee también

Comentarios

Newsletter