“Pronta y cumplida”

El sistema de repartición de justicia no incluye un mecanismo viable para, por lo menos, intentar resarcir algunas de las tantas molestias.
Enlace copiado
Enlace copiado
<p>Por ratos, y para algunos, lo de “pronta y cumplida justicia” suena a ajeno. No serán pocas las historias que parezcan similares a la que les presentamos en esta edición. El problema es que se habla poco de ellas. Quedan en lo anecdótico, en el plano del “menos mal que se acabó la pesadilla”. Esto en el caso de que el involucrado tenga la fortuna de vivir para contar el cuento.</p><p>El periodista Ronald Portillo nos acerca al testimonio de un hombre joven a quien se le atribuyó un crimen, pero que, después de pasar varios meses recluido en un penal, demostró por la vía legal que no lo cometió. A él se le hizo correr un riesgo, se le dañó la moral, se le hizo perder tiempo y oportunidades. Esto al margen de lo que su familia sufrió mientras duró el proceso. Todo invaluable. Imposible de ser restituido. Un daño irreparable. Y, encima, el sistema no incluye un mecanismo viable para, por lo menos, intentar resarcir algunas de las tantas molestias.</p><p>En este sistema de repartición de justicia –que ha demostrado ya en demasiadas ocasiones que es vulnerable– el camino para reconocer los errores es casi desconocido y muy angosto. Solo algunos afortunados logran llegar al final y ni a ellos se les indemniza de forma adecuada.</p><p>Nuestro fotorreportaje está hoy dedicado a los bancos de leche materna. Estos bancos han estado funcionando en algunos hospitales casi de forma artesanal. Pero la donación de equipo y la adecuación de infraestructura los hará alcanzar el siguiente nivel tanto en recolección como en almacenamiento.&nbsp;</p><p>En el país, el 30% de los partos atendidos corresponde a adolescentes. La mayoría de ellas da a luz antes de término. Sus bebés prematuros no han desarrollado el reflejo de succión y sus madres, que en muchos casos sufren de otras complicaciones, no son capaces de alimentarlos. Este binomio es el principal beneficiario de los bancos de leche materna. Al garantizar este tipo de alimentación, los bebés aumentan sus posibilidades de sobrevivir y también se les garantiza una mejor salud a medida que crecen. Los beneficios son variados y este método es mucho más económico que la alternativa de la leche de fórmula. Esta es la razón por la que la difusión de la existencia de los bancos de leche materna debe cobrar importancia.</p>

Tags:

  • revistas
  • septimo-sentido

Lee también

Comentarios

Newsletter