Lo más visto

“Respiro arte todos los días”

Fernando Rodríguez es actor, comediante y director de Comunicaciones del Teatro Luis Poma. Su personaje más reconocido, el cavernícola, cuenta de manera cómica la guerra de los sexos que se puede crear a partir de las diferencias entre hombres y mujeres. El espectáculo ha sido un éxito entre los escenarios salvadoreños y este es el octavo año en que se representa.
Enlace copiado
“Respiro arte todos los días”

“Respiro arte todos los días”

“Respiro arte todos los días”

“Respiro arte todos los días”

Enlace copiado
¿Cuáles son sus héroes de la vida real?

Mandela, Shakespeare y Jesús.

¿Qué es de lo que más se arrepiente?

Prefiero ver el camino recorrido y pensar que cada decisión me formó y espero haber aprendido del pasado lo necesario para avanzar, pero esto solo se entiende con el tiempo. Hoy puedo decir que no me arrepiento de nada.

Si pudiera cambiar un problema en el mundo, ¿cuál sería?

La sobrepoblación.

¿Cómo reacciona a las críticas si cree que son injustificadas?

Mal. Algunas las valoro, las limpio de insultos y provocaciones y pienso que quizá mi resistencia sea producto de un malestar real. Reviso y sigo adelante. Otras solo las ignoro.

¿Cuál es el problema más difícil de comunicación que ha tenido?

Como jefe de Comunicaciones del Teatro Luis Poma, en algunas ocasiones me cuesta reunir el material publicitario de los grupos de teatro y la comunicación se vuelve difícil porque a veces el director es quien hace todo. Poco a poco eso está cambiando. Los grupos están delegando y teniendo un equipo de trabajo más completo en cuanto a comunicación.

¿Le aburre hacer el mismo trabajo una y otra vez?

Sí. He tenido la fortuna de tener trabajos muy dinámicos y ahora tengo el mejor de todos. Respiro arte todos los días en el Teatro Luis Poma.

¿Cree que es importante tener un empleo estable?

Es muy importante, pero a veces “la estabilidad” mata los sueños. La vida ya me puso frente a esa decisión: el suelo firme de la estabilidad versus el precipicio de los sueños. Yo salté. Se paga el precio y es duro, pero uno aprende a volar y quizá con mucho esfuerzo y tiempo se puede tener ambas cosas: “estabilidad y sueños”.


Tags:

  • fernando rodríguez
  • teatro luis poma
  • el cavernícola
  • arte

Lee también

Comentarios