Retando estereotipos

A los salvadoreños nos urge poner bajo la luz esos conceptos a los que les hemos dicho que “sí” a ciegas y tener presente que al centro de cada individuo se encuentra un ser humano que ha sufrido, que siente, que intenta vivir mejor y ser feliz.

Enlace copiado
Retando estereotipos

Retando estereotipos

Enlace copiado

Un estereotipo, según la Real Academia Española de la Lengua, es una “idea o imagen aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable”. Los estereotipos se generalizan rápidamente porque nos facilitan colocar en grupos o categorías a las personas con las que nos relacionamos o con las que evitamos hacerlo.

Si observamos los estereotipos más comunes en El Salvador, será fácil explicar por qué nos debatimos en el estancamiento, la polarización y la desconfianza que evitan que alcancemos acuerdos. Algunos de estos son: “todos los políticos son corruptos”, “todos los pandilleros son delincuentes y no pueden aprender a trabajar”, “este país no tiene solución”, “los ricos son malos y los pobres son haraganes”.

Creo que es vital cuestionar las creencias a las que les decimos que “sí” ciegamente y promover una actitud de “librepensador” como la que impulsaba Tolstói, lo que nos facilitaría comprender por qué este país y muchas familias se hunden en la indolencia, la violencia y el abuso. Según pensaba ese escritor ruso, “los librepensadores son aquellos que están dispuestos a utilizar sus mentes sin prejuicios y sin miedos a fin de comprender cosas que chocan con sus propias costumbres, privilegios o creencias. Este estado mental no es frecuente, pero es esencial para el pensamiento correcto, que, en caso de estar ausente, la discusión tiende a ser peor que inútil”.

Lea el resto del contenido aquí.

Lee también

Comentarios

Newsletter