Lo más visto

Riesgos del exceso trabajo

Los excesos no son buenos, incluso aquellos que en un principio puedan favorecer, tarde o temprano traerán consecuencias. Un claro ejemplo, es la sobrecarga de trabajo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Se considera exceso de trabajo, cuando la persona aumenta por voluntad propia o por asignación del superior la carga horaria, trabajando más allá de sus obligaciones laborales. En la actualidad son muchos los factores que obligan a las personas a recurrir a esta drástica medida: búsqueda de mejores condiciones de vida, competitividad, razones financiera u otras, pero esta disposición puede representar un riesgo para la salud.

Según Marco Penado, gerente de ManPower para Guatemala y El Salvador, una recomendación para evitar el exceso de trabajo es encontrar un balance entre la vida laboral y la vida personal. Este elemento puede resultar beneficioso a mediano y largo plazo ya que el trabajador no se verá saturado en sus obligaciones profesionales y podrá disfrutar de un momento de relajación.

Las exigencias laborales, cada vez mayores, provocan una presión extra para los empleados. Esta presión puede influir no solo en el rendimiento laboral, sino que representa un peligro para la salud si se convierte en una forma de trabajo contínua.

Para Penado algunos riesgos que pueden resultar perjudiciales para el personal son el distanciamiento familiar, desgaste mental, insomnio, inestabilidad emocional u otros factores. Esto repercute en el rendimiento dentro de la organización y como consecuencia las personas no puedan desarrollar su trabajo de mejor forma.

Es un error pensar que el empleado que se queda mucho tiempo en la oficina es el más responsable, comprometido o el más eficiente. Si un trabajador logra distribuir de forma adecuada su trabajo dentro del horario laboral, evitará saturarse de trabajo y no se verá obligado a extender su jornada laboral.

Tags:

Lee también

Comentarios