Rivalidad entre hermanos, ¿cómo podemos evitarlo?

Según Gaby González de Niños de Ahora, existen 3 razones principales por las cuales los hermanos se pelean: posición, atención y posesión. Entendiendo estas razones, podrás descubrir cómo reducir la rivalidad entre ellos, a lo largo de este post.
Enlace copiado
Enlace copiado
Como se mencionaba en la entrada del post, hay tres razones por las cuales los niños se pelean: posición, atención y posesión. Cuando se habla de posición, la experta hace referencia a que muchos pelean por el lugar que quieren o necesitan ocupar en la familia. Al hablar de atención, se refiere a que los niños pelean para ser vistos por sus padres. Y finalmente, posesión se refiere a que también pueden pelear por sus pertenencias, amigos, o por el favoritismo de los padres. La especialista en temas de familia cuenta cómo le tocó lidiar con sus hijos, pues descubrió que peleaban por obtener una mezcla de los tres puntos arriba mencionados. Detectar esos factores fue importante para ella, para poder nutrir lo que cada uno estaba necesitando de fondo. Es por eso que decidió compartir con su público ciertos consejos para reducir la rivalidad entre hermanos:



1. Reflexiona


¿De qué manera participas en que se acentúe la rivalidad? Estas son algunas acciones que acentúan: comparar, favoritismo, abandono, violencia física o verbal, engancharte con uno. Trata de evitarlas.


2. Tiempo para cada uno


Cada hijo necesita atención individual. Leer juntos, tomar un paseo, o ir a un mandado son maneras simples de compartir el tiempo con tus hijos.


3.- Conexión y amor


Como regla general, mientras más lleno de amor y reconocimiento se sienta el hermano mayor, menos necesitará quitarle al menor. Mientras menos violencia física o verbal reciba el mayor, menos necesitará descargarla con el menor.


4.- Individualidad


Apoya a tus hijos a que pasen algo de tiempo solos. No intentes que hagan todo juntos. Recuerda que cada uno puede tener preferencias en cuanto a deportes o actividades. Dale a cada uno su espacio.

5.- Intervención

Da espacio para que resuelvan sus diferencias, siempre y cuando no lleguen a gritos o golpes. Reconóceles cuando la pasan bien, y también cuando resuelven positivamente sus diferencias entre ellos. Cuando no puedan solos, intervén sin juzgar, es decir sin calificar de "bueno" y "malo".


Recuerda que para un niño pequeño, el sentirse desplazado por otro es muy duro, y debido a que está en contacto con sus emociones y necesidades, tomará acción inmediatamente. "La tarea más importante como padres en ese sentido es cuidar que cada niño tenga  y se le reconozca el lugar especial que le corresponde en la familia", puntualiza la consejera de familia.


Fuente: Gaby González de Niños de Ahora. www.ninosdeahora.tv

Tags:

  • revista ella
  • hijos
  • padres
  • familia
  • hermanos

Lee también

Comentarios

Newsletter