Rolls-Royce Phantom, lujo y distinción 

​Así como llega la octava generación del Phantom, misma que por primera vez cuenta con un chasis total completamente de aluminio, dando paso a los futuros modelos de la marca.
Enlace copiado
Rolls-Royce Phantom, lujo y distinción 

Rolls-Royce Phantom, lujo y distinción 

Rolls-Royce Phantom, lujo y distinción 

Rolls-Royce Phantom, lujo y distinción 

Rolls-Royce Phantom, lujo y distinción 

Rolls-Royce Phantom, lujo y distinción 

Enlace copiado
Tras 14 años de la séptima generación del Rolls Royce Phantom, con el cual BMW estrenó la marca una vez adquirida en su totalidad, era momento de presentar una nueva generación del buque insignia de la casa británica y uno de los autos con mayor historia en el mundo. 

Así como llega la octava generación del Phantom, misma que por primera vez cuenta con un chasis total completamente de aluminio, dando paso a los futuros modelos de la marca.

Lujo, la más avanzada tecnología, así como la más alta calidad en los materiales es lo que se espera de esta nueva generación y vaya que lo tiene, solo basta mencionar el nuevo corazón al abandonar el esquema de aspiración natural y agregarle un par de turbocargadores al bloque de 12 cilindros que, con un desplazamiento de 6.75 litros, es capaz de generar 553 caballos de fuerza y 664 lb/pie de torque, gracias a una mayor integración de materiales aislantes de sonido este se ha convertido en el motor más silencioso del mundo, según la propia marca. La transmisión automática de 8 velocidades es de origen ZF, pero además utiliza un mapeo satelital para realizar los cambios en el momento preciso.

Adentro, el lujo y la comodidad son llevados a su máxima expresión, y no lo decimos por los asientos individuales traseros los cuales pueden adaptarse al modo “dormir”; o por la nueva consola trasera que funge como pequeño bar con vasos para whisky, copas de champaña y hasta refrigerador; ni siquiera por las cuatro puertas que abren y cierran de manera automática en la forma que Rolls Royce nos tiene acostumbrados; sino que ahora cada excéntrico dueño podrá escoger a su artista favorito para que plasme alguna de sus ideas en el tablero central, o como ahora lo denomina Rolls Royce: “La Galería”.

La imagen exterior no cambia de manera radical, sino más bien es una evolución discreta de la generación anterior. Uno de los cambios que más llaman la atención es la nueva posición de la emblemática parrilla central, que es más larga y se encuentra mucho más adaptada al cuerpo del auto; por su parte, los grupos ópticos cuentan con tecnología láser, mientras que los rines son de 22 pulgadas.

La personalización será la carta fuerte para esta octava generación, por lo que es segur que no se vera un Phantom VIII parecido y aunque aún no se ha dado a conocer el precio ni cuando comenzará a entregarse, podemos darnos una idea por los 420,000 dólares con los que arrancaba la séptima generación. Será hasta septiembre, durante el Auto Show de Frankfurt, cuando sepamos esos detalles.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter