Lo más visto

Más de Revistas

Revistas  / septimosentido Árbolde fuego

Salvar el lago de Ilopango

Desde pequeño asumí el grandísimo valor que esos abuelos de Ilopango daban a su lago. Algunos se ofendían si alguien hablaba mal de él.

Enlace copiado
Sigfredo Ramírez - Periodista y comunicador institucional

Sigfredo Ramírez - Periodista y comunicador institucional

Enlace copiado

Crecí escuchando un cuento sobre el lago de Ilopango. Me lo contaba mi tía abuela, a quien, a su vez, se lo habían contado siendo una niña. Era un cuento simple: hace muchísimos años, unos chinos habían llegado al pueblo de Ilopango y conocieron su lago. Recorrieron sus playas y navegaron sus aguas. Los chinos trabajaban en el pueblo, pero casi todas las tardes bajaban por una calle sinuosa para descansar en sus orillas. Desde el primer momento, se quedaron tan embelesados con él y su belleza que, inteligentes como eran, idearon un plan para robárselo. Lo iban a encapsular para llevarlo a su país. Pero el día que iban a proceder –ya tenían todo preparado– la gente de Ilopango se dio cuenta y los echaron del pueblo. De ese modo habían salvado al lago y lo teníamos que apreciar.


Leer opinión completa en: Salvar el lago de Ilopango

Tags:

  • Fernand Montessus de Ballore
  • lago de Ilopango
  • Fundacion Amigos del Lago
  • Rafael Zaldivar

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines