Lo más visto

Más de Revistas

Revistas  / septimosentido SÉPTIMO SENTIDO

“Si no paramos, en unos años no habrá nada que proteger”

El área de conservación de Los Cóbanos abarca siete municipios en el occidente del país. Cada zona forma parte de una cadena interdependiente. Y en cada una de ellas es posible ver el conflicto entre la sobrevivencia de sus pobladores y la misión de conservar los ecosistemas. La deuda, en todo caso, sigue siendo del Estado, incapaz aún de controlar lo que ocurre dentro de sus zonas protegidas, esas en las que está en juego el destino de decenas de especies.

Enlace copiado
“Si no paramos, en unos años no habrá nada que proteger”

“Si no paramos, en unos años no habrá nada que proteger”

Enlace copiado

Andrés Pinto, colono de la finca Tonina, de Tepecoyo, camina al pie de los verdes bambúes que flanquean la entrada de la propiedad. Tiene 61 años y la mayor parte de ellos los ha ocupado para el cultivo de la tierra. Cuando avanza, lo hace casi sin mover las manos, como tratando de no gastar energía en actividades que no lo merecen.

Cuando no es el tiempo del café, siembra maíz y frijol en una parcela que está en el otro extremo de la finca. Y lo hace como lo ha venido haciendo desde hace décadas, ocupando abonos, foliares y herbicidas químicos, el método de trabajo más rápido, aunque no el más seguro para el ambiente, algo que se vuelve especialmente importante en estas tierras, que forman parte del área de conservación Los Cóbanos. Este engloba el espacio marino en el que está uno de los arrecifes de coral más importantes del continente, ubicado en Acajutla, Sonsonate. También el territorio de otros seis municipios en el occidente del país, en los que hay otros tipos de ecosistemas.


Leer reportaje completo en: “Si no paramos, en unos años no habrá nada que proteger”

Lee también

Comentarios