Lo más visto

Sí se puede ser buen padre y un profesional eficiente

Establecer prioridades, aplicar la paciencia y dejar el egoísmo son aspectos que se aprenden en el hogar y que se pueden poner en práctica en el trabajo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Ser padre de familia y empleado a la vez puede ser una rutina desgastante. Alexander Méndez, psicólogo con experiencia en orientación vocacional y en atención a estudiantes universitarios, da una serie de consejos para equilibrar ambas facetas de la vida. 

Si bien “no hay una receta mágica para ser un profesional exitoso, bueno, eficiente y eficaz, tampoco hay una receta para ser un padre ideal”; pero sí se puede buscar establecer un equilibrio y trabajar por lograr el éxito entre la familia y lo laboral. 

De acuerdo con el profesional, hay tres aspectos que se aprenden en el hogar y que se pueden aplicar en lo laboral. 

Primero es establecer prioridades en ciertas tareas. Esta habilidad se adquiere a través de prestar atención a detalles importantes que requieren establecer orden. Segundo, se debe aplicar la paciencia. 

“Es fácil perder el control cuando algo no sale como se espera; cuando se tiene hijos esto pasa con frecuencia, lo que lleva a que se aprenda a pensar de prisa y a ofrecer diferentes soluciones”, explica Méndez. 

Y la tercera es dejar de lado el egoísmo, pues el padre de familia aprende a velar por sus hijos y la vez crea una empatía cuya práctica lo lleva a emplearla en su lugar de trabajo.

Méndez brinda una serie de consejos que pueden ayudar a equilibrar las tareas del hogar con las del trabajo. 

Lo importante es organizarse, no perderse de ambas dimensiones importantes en la vida. Se debe centrar en la calidad y no en la cantidad de actividades que desarrolla en su lugar de trabajo, porque si las asignaciones se ejecutan de manera correcta, se reducirá el trabajo para llevar a casa. También se busca el equilibrio a través de la organización. “Se necesita establecer horarios específicos para trabajar”, dice Méndez. 

Un buen profesional y padre a la vez sabe cuándo dejar de trabajar para dedicar el tiempo a lo que “realmente es importante, como son los hijos”. 

Otro consejo que puede favorecer al ambiente laboral es escoger a las personas adecuadas con las que trabajar -mientras sea factible hacerlo-, para que puedan “apoyar a entregar el trabajo a tiempo y sepan tomar decisiones”. 

Finalmente, se debe aprender a delegar para que la presión laboral recaiga en un equipo y no en una sola persona, y de esta manera no afecte la vida personal y el rol de padre que se tenga.

Tags:

Lee también

Comentarios