(Sobre)Vivir entre ceniza

En las faldas del Volcán Turrialba, la cotidianidad se confunde con la alerta. No hace falta que se declare una emergencia; aquí, el día a día es un recordatorio perenne de los riesgos del coloso.
Enlace copiado
Ganado. En La Pastora, los pastos lucen saludables. Sin embargo, los ganaderos de la zona tienen que traer pastos de otras zonas para alimentar el ganado. También se han implementado invernaderos en los cuales permanece el ganado durante los días con más ceniza.

Ganado. En La Pastora, los pastos lucen saludables. Sin embargo, los ganaderos de la zona tienen que traer pastos de otras zonas para alimentar el ganado. También se han implementado invernaderos en los cuales permanece el ganado durante los días con más ceniza.

(Sobre)Vivir entre ceniza

(Sobre)Vivir entre ceniza

Entre gris. Tras recorrer varios kilómetros, el río Aquiares todavía arrastra muchísima ceniza causal abajo.

Entre gris. Tras recorrer varios kilómetros, el río Aquiares todavía arrastra muchísima ceniza causal abajo.

Acumulación. El techo de invernadero suministrado por el MAG a productores de la zona. Está cubierto de ceniza.

Acumulación. El techo de invernadero suministrado por el MAG a productores de la zona. Está cubierto de ceniza.

A salvo. Víctor Paniagua, peón de la finca de Francisco Díaz, trabaja un corte de tomate que no ha sido afectado por la ceniza.

A salvo. Víctor Paniagua, peón de la finca de Francisco Díaz, trabaja un corte de tomate que no ha sido afectado por la ceniza.

(Sobre)Vivir entre ceniza

(Sobre)Vivir entre ceniza

(Sobre)Vivir entre ceniza

(Sobre)Vivir entre ceniza

(Sobre)Vivir entre ceniza

(Sobre)Vivir entre ceniza

Enlace copiado
Un sembradío perdido se parece mucho a un cementerio. No solamente en el sentido más estricto –un terreno amplio y silencioso lleno de cosas muertas–, sino incluso en los más improbables: cuando uno camina entre plantíos de papa muerta –muerta antes de siquiera salir de la tierra, de dar frutos–, es sencillo percibir una sensación de lamento, de pérdida y, para quienes no somos más que testigos de la tragedia y no víctimas directas, también de respeto distante.

Lea el resto del contenido aquí. 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter