Lo más visto

Más de Revistas

Revistas  / ella Día de la Mujer

Solteras e independientes, las "mujeres sobrantes" están cambiando el estigma que la sociedad china les ha impuesto

A Lily Yan le quedan unos días para cumplir los 30, pero su soltería no es ningún drama para ella ni para su familia, que la apoya en su decisión de rebelarse contra la presión social para casarse y tener hijos. Ella, como otras mujeres independientes y anónimas, están cambiando la sociedad china sobre el estigma de ser una de muchas "mujeres sobrantes".
Enlace copiado
Cada vez son más las mujeres chinas en pie de guerra contra esta presión social y que toman las riendas de su vida, decidiendo no casarse o solo hacerlo por amor y no por imposición social. Fotos: EFE/ROMAN PILIPEY

Cada vez son más las mujeres chinas en pie de guerra contra esta presión social y que toman las riendas de su vida, decidiendo no casarse o solo hacerlo por amor y no por imposición social. Fotos: EFE/ROMAN PILIPEY

Enlace copiado

Muchos se refieren a ellas de forma despectiva como "shengnu" ("mujer sobrante") si no consiguen encontrar un buen marido antes de alcanzar la treintena, como la tradición manda.

Pero cada vez son más las mujeres en pie de guerra contra esta presión social y que toman las riendas de su vida, decidiendo no casarse o solo hacerlo por amor y no por imposición social.

Las últimas cifras oficiales muestran que cada vez menos parejas se casan en China. En 2016, alrededor de 11,4 millones de parejas contrajeron matrimonio, un 6,7 % menos respecto al año anterior, una tendencia a la baja que se viene repitiendo en los últimos años.

"Estoy bien con mi vida de soltera. No solo estoy centrada en mi trabajo, también en pasarlo bien", cuenta a Efe Lily, cuya carrera profesional no ha dejado de mejorar desde que se mudó hace casi cuatro años a Pekín, donde ahora es la responsable de una conocida cadena de restaurantes.

En los próximos días, Lily Yan cumplirá 30 años, pero ser soltera no es un drama para ella o su familia, que apoya su decisión de rebelarse contra la presión social para casarse y tener hijos. "Estoy bien con mi vida individual. No solo me enfoco en el trabajo, también me enfoco en divertirme ", dice Lily, cuya carrera profesional ha mejorado desde que se mudó de Tianjin a Beijing hace casi cuatro años. Ahora es gerente en un conocido restaurante de la cadena en la capital.

"Lo más duro es la familia, pero yo ya he reeducado a mis padres con éxito", dice entre risas, al esforzarse en explicarles el por qué de cada una de sus decisiones. Pese a ser unos padres tradicionales, ahora son "bastante abiertos de mente", asegura.

A aquellas que dan prioridad a su profesión o su felicidad por encima del matrimonio se les suele tachar de arrogantes, materialistas o egoístas, ya que no casarse sigue considerándose una de las mayores faltas de respeto a los padres.

Por eso, muchas siguen sintiéndose avergonzadas al reconocer su edad y su soltería, aunque poco a poco está dejando de ser un tema tabú.

Lily recuerda que cuando se marchó de Tianjin, su ciudad natal, sus amigos le advirtieron de que en unos años se arrepentiría, porque en la capital encontrar marido era más difícil.

"Pero no me he arrepentido. Ahora estoy muy lejos de eso (del matrimonio). Suena demasiado aterrador para mi porque tienes que entregar toda tu vida a una persona", comenta.

Abrirse paso en el mundo de los negocios, todavía copado por hombres, tampoco le ha sido fácil por ser joven y mujer: "Me he encontrado con hombres con opiniones muy fuertes y menos respetuosos con las mujeres jóvenes".

Otra valiente que lucha contra el guión marcado es Vivian Shi, una profesora pequinesa de 36 años. "Mi misión en la vida no es encontrar un marido. No me preocupa lo que la sociedad piense sobre mi", asegura.

Vivian Shi, profesora soltera de 36 años, en Pekín (China). Las últimas cifras oficiales muestran que menos parejas se están casando. En 2016, alrededor de 11.4 millones de parejas se casaron, 6.7 por ciento menos que el año anterior, una tendencia a la baja que se ha repetido en los últimos años. "No quiero casarme por la fuerza", dice Vivian. "Mi misión en la vida no es encontrar un marido. No me importa lo que la sociedad piense de mí" añade.

Aunque tampoco desea estar soltera de por vida, tiene claro que no quiere casarse por obligación. "Primero tengo que querer a alguien. Después ya pensaré si quizás quiero casarme o tener un niño. Paso a paso".

Lo mismo opina Liu Qing, también profesora de 35 años, que quiere ser dueña de su destino y no estar atada por las tradiciones.

"En China todavía se cree que la prioridad de las mujeres tiene que ser la familia, y no su profesión", lamenta, y cree que la clave para no caer en la trampa de sentirse una "mujer sobrante" es lograr independencia financiera.

"Tradicionalmente, no se casaban por amor, sino porque era lo práctico. Los hombres necesitaban una mujer para que cuidara de la familia y continuar con su linaje. Las mujeres, que no solían trabajar, necesitaban a alguien que las mantuviera", explica.

"Algunos parientes piensan que tienen una vida mejor que la mía solo porque están casados, y eso no es verdad, soy feliz sin novio", explica Liu Qing, profesora independiente soltera de 35 años, en Pekín (China). Ella cree que el primer paso para empoderar a las mujeres es obtener independencia financiera. Ahora que puede mantenerse sola, alquiló un departamento y le gusta viajar. Además, por el momento, la maternidad no está en su mente.

Según Liu, algunos familiares siguen pensando que no puede ser feliz sin pareja. "Creen que tienen una vida mejor que la mía solo porque están casados. Y se equivocan. Soy feliz sin novio".

"A lo mejor un día encuentro a alguien y queremos tener un hijo. Pero si no, también está bien. Tendré más libertad", opina contra aquellos que creen que las mujeres necesitan tener hijos para sentirse realizadas.

Todas ellas han tenido que sufrir las comunes citas a ciegas organizadas por su padres, o primeros encuentros en los que las preguntas-requisitos (¿cuántos años tienes?, ¿cuánto cobras? o ¿tienes alguna propiedad?) han roto cualquier tipo de química.

Sin embargo, son optimistas y creen que las nuevas generaciones ya están cambiando, incluso la de sus padres, que ante el mayor número de divorcios, segundos matrimonios o infidelidades empiezan a darse cuenta de que el matrimonio no es tan perfecto como ellos pensaban.

Tags:

  • Mujer sobrante
  • China
  • Soltería
  • Independencia femenina
  • Día internacional de la mujer

Lee también

Comentarios