Su jefe, ¿más joven que usted? Aprendan a laborar conjuntamente

Cada vez es más común que las empresas tengan en sus jefaturas o gerencias a personas de la generación “millennial”. Los jefes jóvenes deben valorar la experiencia de los colaboradores de mayor edad.
Enlace copiado
Enlace copiado
A escala mundial, y por ende, en el país, ser jefe a temprana edad es cada vez más frecuente, tanto en compañías multinacionales como en pequeñas y medianas empresas.

“Las nuevas innovaciones laborales así como las tendencias de mercado, marcan un nuevo ritmo que exige que sangre nueva y con creativas e innovadoras ideas sean parte de las dirigencias de las empresas; esto redunda en una revolución de nuevas ideas y liderazgos en el sector empresarial, que día a día está más competitivo y que experimenta evoluciones en su participación en los diferentes segmentos de los nuevos consumidores”, explica José Hernández Medrano, gerente general de Mercadeo Corporativo Empresarial.

Pero ser un jefe joven no es fácil; si la mayoría de sus colaboradores son personas de mayor edad, hay cierta resistencia. “No siempre es fácil aceptar liderazgos de jefes de menor edad, pero esto se puede superar con un atinado liderazgo que sea consensuado con los requerimientos y necesidades de los subalternos, todo orientado a una mayor eficiencia que se vea traducida en mayores producciones o resultados empresariales sobresalientes”, afirma Hernández Medrano. Importante es que el jefe joven sea receptivo y converse para que no quede en duda su capacidad, pero que también sea consciente de que necesita del equipo para realizar el trabajo.           

“Un jefe joven tiene que ser ante todo un líder, es decir, que sepa orientar y guiar a su equipo de trabajo, esto lo puede hacer a través de su preparación académica así como sus conocimientos del trabajo; es de capital importancia que este jefe interactúe con su equipo a fin de unificar tanto criterios como esfuerzos de trabajo, lo cual redunda en mejores resultados laborales”, comenta el gerente general de Mercadeo Corporativo Empresarial.

El error que algunos jefes jóvenes cometen es que no saben escuchar, creen saberlo todo; esto tarde o temprano puede pasar factura y no contará con el apoyo del equipo. No es delito que si el jefe desconoce algunos procesos pida el apoyo de sus subalternos.

“Habrá que unirse e interactuar graníticamente al equipo de trabajo, conocer de primera mano las diferentes necesidades del mismo, metas, objetivos, dificultades para el desempeño; en fin, todo el contexto que conlleva la ejecución de las diferentes labores que se necesitan para desarrollar el respectivo trabajo; y con toda esta riqueza de información se iniciará la toma de decisiones y acciones de trabajo que lleven a un mejor desempeño o mayor productividad”, finaliza Hernández Medrano.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter