¿Te atreves a comer orgánico?

Este tipo de alimentación se está haciendo muy popular, no por moda, sino por el impacto que tiene en el bienestar de las personas. Conoce más sobre este tipo de dieta.
Enlace copiado
Enlace copiado

¿En qué consiste?  

Es un tipo de alimentación que protege la vida del planeta y la salud de los consumidores. En este sistema de nutrición, las frutas, legumbres y verduras orgánicas son cultivadas sin pesticidas y regadas con agua natural no tratada. Por su parte, el ganado orgánico también recibe especial cuidado, goza del libre pastoreo. Además, no se les suministran hormonas para que crezcan más rápido, se les permite cumplir cierto tiempo de vida y después se les sacrifica de forma rápida para que no segreguen sustancias nocivas producto del dolor o el temor.

Impacto en la salud


Un estudio internacional liderado por la Universidad de Newcastle, en Reino Unido,  reveló que la comida orgánica es alta en antioxidantes. Una dieta con este tipo de alimentos  puede proporcionar antioxidantes equivalentes a 1-2 porciones adicionales de frutas y verduras por día. Esta investigación demuestra que elegir alimentos producidos de acuerdo a estándares orgánicos puede dar lugar a un aumento de la ingesta de antioxidantes, entre 18 % a 69 %  más que en los alimentos convencionales, los cuales sirven para prevenir el envejecimiento prematuro e incluso enfermedades degenerativas como el cáncer. Otra de las ventajas es la reducción de la exposición a metales pesados.


Más sustentables


Los productos agrícolas o agroindustriales son producidos a través de procedimientos biológicos o sustentables, es decir lo más natural posible, sin usar fertilizantes químicos, pesticidas, fungicidas, modificadores, aditivos etc., esto con el objetivo que los alimentos sean más saludables, se proteja el medio ambiente (aire, suelo, las plantas y animales que interactúan con el proceso) por medio de técnicas no contaminantes y se disminuya el empleo de sustancias inorgánicas especialmente de origen sintético.  De esta forma, ocasiona menos daños al medio ambiente y en las personas que los cosechan.

Revisa la etiqueta


Los productos orgánicos deben tener una etiqueta que certifica que se  han producido,  almacenado, manipulado y comercializado de conformidad con normas específicas. La etiqueta debe contener el nombre del organismo de certificación y las normas que acata (por  ejemplo, EU 2092/91). Según  la ley en Estados Unidos, los alimentos orgánicos se clasifican en cuatro categorías: 100 % orgánicos: aquellos productos sin ningún tipo de ingrediente no orgánicos. Orgánicos: para los productos con un 95 % de los ingredientes de tipo orgánico. Hechos con productos orgánicos: para los productos realizados entre un 50 % y 95 % con ingredientes orgánicos. Productos con menos del 50 % de los ingredientes orgánicos.

 

Ventajas


Son más nutritivos:
Muchos estudios han demostrado que los alimentos orgánicos tienen  más niveles de nutrientes que los convencionales.

Mejora la fertilidad:
Muchos plaguicidas que se usan  en los cultivos tradicionales pueden afectar la fertilidad en hombres y mujeres.

Menos enfermedades:
Los alimentos orgánicos mejoran el sistema inmunológico, ya que nos fortalecen y dificultan el contraer enfermedades.

Un peso saludable:
Los productos químicos usados  en la agricultura   convencional pueden afectar el sistema hormonal provocando sobrepeso.

Menos contaminantes:
Están libres de residuos tóxicos  de pesticidas,  conservantes, aditivos, antibióticos y fertilizantes que dañan  a medio o largo plazo.

Comenzar a temprana edad:
Al ser producidos bajo condiciones no contaminantes son la opción más saludable de alimentación para los más pequeños.

Tags:

  • revista ella
  • nutrición
  • salud
  • alimentación

Lee también

Comentarios

Newsletter