Lo más visto

Tour al Lejano Este: Le doy, le doy

Nuestra ruta continúa por la carretera del Litoral, siendo nuestro destino de esta etapa Usulután, a 72 kilómetros. Experimentamos mucha empatía y recuerdos.   
Enlace copiado
Tour al Lejano Este: Le doy, le doy

Tour al Lejano Este: Le doy, le doy

Enlace copiado

En nuestro recorrido pasamos por muchas poblaciones. Fue hasta el desvío de Zacatecoluca y la carretera del Litoral que nos encontramos un puesto ambulante de minutas llamado “El Chiqui y sus minutas”. Su propietario, Carlos Antonio Cruz, es una persona con una actitud especial, amistosa, cordial y con un gran sentido del humor. Con la temperatura llegando a los 38 °C, siendo apenas  las 10 de la mañana, estacionó su bicicleta frente a la construcción de un complejo de edificios que alojarán las instalaciones de la delegación de la PNC en  La Paz y la subdelegación de Zacatecoluca. Tomando aire, grita: “¡Uyuyuy, ya llegó el que no llegaba con la minuta bien helada. Mire que si usted no dice nada, mejor nos vamos de pasada dando una caminada y soportando una asoleada!”. Desde dentro de la construcción se escucha a un hombre gritar “¡ya llegó el Chiqui!”, y de su interior salen una decena de trabajadores pidiendo, entre bromas y risas, una minuta de mango, y otros, una de papaya o de fruta con jarabe. 

Recuerda
Luego de pedalear unos 22 km, una columna de acero retorcido nos recibe al llegar al puente de San Marcos Lempa o popularmente conocido como “el puente de Oro”. 

Esta masa de hierro retorcido es una de las columnas del antiguo puente de Oro que fue dinamitado por grupos guerrilleros el 15 de octubre de 1981, durante la guerra civil que vivió El Salvador. Hoy en día es un puente de concreto de dos carriles.

Río de vida
Al llegar San Marcos Lempa almorzamos en las riberas del río Lempa, bajo la sombra del puente. Frente a este caudaloso río salvadoreño conocimos a Rolando Hurtado y su familia, residentes del lugar, quienes pescaban mojarras para hacer sopa. “De aquí sacamos para comer.

Hay buena pesca si se tiene paciencia”, comenta. A unos 50 metros, un grupo de hombres apalea arena de una lancha. Esta arena es dragada de los bancos que se forman en la parte central del río. “Esto solo lo podemos hacer ahorita en verano. En invierno es imposible”, comenta Ulises Cortez. Eso se puede verificar en las columnas del puente, ya que a unos 30 metros arriba de nosotros se observan las marcas de hasta dónde llega el agua en invierno.

Empatía
En la entrada a la ciudad de Usulután tuve el agrado de encontrarme a dos cicloturistas: Kim y Hassan, de Alemania, quienes hacían un viaje desde México hasta Costa Rica. Kim ha recorrido varios países en bicicleta y tiene un excelente blog que se llama Traveller at Heart (Viajera de Corazón), puedes consultarlo en: https://kimstravellingheart.wordpress.com.

En él podrás encontrar mucha información y consejos de cicloturismo. Hay algo especial, como una alegría, mejor dicho una “empatía ciclista”, cuando nos encontramos con otros viajeros que recorren los caminos en una bicicleta. Es como que compartimos el esfuerzo que se ha tenido que hacer para llegar a este punto.
 


Puedes conocer más sobre KmCero503 en este blog. 

Lee también

Comentarios