Trucos para hacer que tu hijo coma

Muchas veces, nuestros hijos pequeños se muestran renuentes ante la comida que les servimos. Sin embargo, forzarles no es la mejor manera de hacerlos ingerir sus alimentos. ¿Te has puesto a pensar entonces qué pudieras hacer para lograrlo? Hoy te lo contamos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Todos sabemos que la comida es un elemento más que forma parte de la vida diaria. Así como enseñamos a los niños a lavarse las manos, cepillarse los dientes y todos los hábitos a lo largo de su vida, de esa misma forma debemos enseñarles a comer. Ahora bien, para conseguir que los niños coman de todo, hay que introducir las cantidades de la novedad gastronómica de forma progresiva.

El responsable del Grupo de Nutrición y Problemas Gastrointestinales de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, Cristóbal Coronel, dice que: “cuando un alimento es rechazado por el niño, hay que eliminarlo y volver a intentar que lo tome a los dos o tres días siguientes o quizás en la semana próxima”. De igual manera, el pediatra recomienta enmascarar un poco el alimento, para que el niño lo vaya asimilando. Con este término no se refiere a distraer al pequeño, engañarlo o edulcorar el alimento con azúcar o leche condensada, sino presentarle el alimento de una forma más atractiva. Otra opción es esperar a que el niño tenga más apetito para volver a intentarlo. Debes entender que en algunas ocasiones el pequeño “puede estar malito, resfriado o inapetente”.

Errores comunes


Asimismo, el experto puntualiza los errores más comunes que todo padre debe evitar:

1. No forzar: procura evitar un conflicto de oposición, porque si tu hijo identifica que a través de esa llamada de atención conseguirá que estés más tiempo con él, le dará igual que le riñas o le grites.

2. No lo premies: esto porque el niño pensará que si actúa de determinada manera, tú siempre lo vas a premiar. Si no lo haces, ya no lo volverá a hacer.

3. No comidas a la carta: es muy importante que coman en familia y que tu hijo tome los mismos alimentos que el resto de miembros.

4. Evita toda distracción, como televisión, celulares o videoconsolas: muchas veces los niños se sientan a jugar o ver televisión y no son conscientes de lo que están comiendo.

Tomando en cuenta lo atención y con un poco de perseverancia y paciencia, verás cómo tu hijo, poco a poco, se irá adaptando a los hábitos alimenticios del resto de miembros de la familia. ¡Suerte!

Fuente: www.efesalud.com

Tags:

  • revista ella
  • salud
  • hijos
  • padres
  • familia
  • alimentación
  • nutrición

Lee también

Comentarios

Newsletter