Un dólar mensual de pensión

A veces cumplimos funciones de autómatas en una sociedad a la que lo único que le interesa es el cumplimiento de metas.
Enlace copiado
Un dólar mensual de pensión

Un dólar mensual de pensión

Enlace copiado
<p>Opinión</p><p>Gabinete Caligari</p><p><br /></p><p>A comienzos del mes pasado leí un caso en este periódico que me dejó pensativa. Era la historia de Carlos Serén, de 54 años, quien recibe como pensión mensual $1.21. Sí, leyó usted bien: $1.21, al que le descuentan $0.10 para pagar el Seguro Social.</p><p>&nbsp;</p><p>Su historia es similar a la de miles de salvadoreños: Serén comenzó trabajando en un ingenio donde estuvo durante siete años sin ahorrar para una pensión. Esto en la década de los ochenta, cuando las pensiones todavía se cotizaban con el ISSS para los empleados del sector privado formal. Serén era empleado del sector privado pero no estaba formal. </p><p>&nbsp;</p><p>Luego comenzó a trabajar en la Supertienda Toyita. A pesar de ello, las cotizaciones fueron inconstantes, con meses en los cuales no se pagaba nada a su cuenta.</p><p>&nbsp;</p><p>Para no hacer el cuento más largo, Serén fue arrollado por un pick up, sufrió un daño de por vida en las piernas y desde 2007 gestionó pensión por invalidez. Cuando se metió a hacer el trámite, se dio cuenta de la cruda realidad. </p><p>&nbsp;</p><p>Al principio llegó a recibir poco más de $100 de pensión mensuales, pero a partir de diciembre de 2010, y con la reducción del ahorro en su cuenta, lo que le corresponde recibir es ese triste $1.21, el cual solo podrá recibir durante ocho años más. Y cuando termine la pensión, dejará de tener acceso también, en consecuencia, a los servicios del Seguro Social. Eso a los 62 años.</p><p>&nbsp;</p><p>Seguramente hay cientos de casos más como este en El Salvador o incluso peores. Porque las cifras indican que la Población Económicamente Activa que está ahorrando para una pensión es relativamente baja. De hecho, es común encontrar a personas que no tienen el beneficio de la seguridad social ni del ahorro de pensión.</p><p>&nbsp;</p><p>Según la estadística citada por Lourdes Quintanilla, autora del reportaje, de la Población Económicamente Activa del país, que hasta 2010 era de 2.6 millones de personas, 2.4 millones dicen tener alguna ocupación laboral y casi la mitad de ellos, o sea 1.2 millones, carecen de un ahorro para pensión en la vejez. De esos millones de personas económicamente aptas para ser productivas, solo 611,737 están con cuentas activas en las administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), según datos hasta abril de este año. Otras 14,386 personas están con el sistema público.</p><p>&nbsp;</p><p>Traigo también el tema a colación porque me llamó la atención el plan del gobierno de motivar al retiro voluntario a miles de empleados públicos que reciben simultáneamente salario y pensión como jubilados, para poder ahorrar unos $33 millones de las arcas públicas.</p><p>&nbsp;</p><p>Supongo que cada caso es diferente, pero me arriesgo a decir que en la mayoría de casos, los jubilados que se encuentran trabajando lo hacen porque sus pensiones simplemente no alcanzan para cubrir sus gastos. </p><p>&nbsp;</p><p>Este fenómeno, de jubilados trabajando, está creciendo a escala mundial. Y no es porque a los mayores les sobre la energía o porque les encantan los oficios que consiguen, sino porque la necesidad se impone.</p><p>&nbsp;</p><p>La mayor y mejor parte de los años productivos del ser humano se empeña dedicando la vida al trabajo. Este es un asunto que damos por sentado pero que implica mucho más de lo que aparenta la simple frase: nuestra vida está gobernada por el trabajo. Nuestros horarios de sueño, de alimentación, de entrar y salir de nuestros hogares, el tiempo de recreación, el tiempo que realmente queda libre para nosotros (y que es el tiempo de nuestra vida), todo eso está en función del trabajo que realizamos, porque buena parte de nuestra vida está en función de trabajar. </p><p>&nbsp;</p><p>La inmensa mayoría de las veces nos vemos sometidos a trabajar en labores que nos desagradan, que son mal pagadas, que no nos llenan como seres humanos porque no se relacionan con nuestros estudios, nuestras habilidades innatas, nuestros intereses y nuestra inteligencia. Muchas veces apenas cumplimos funciones de autómatas en una sociedad a la que lo único que le interesa es el cumplimiento de metas y beneficios, y no la realización del potencial individual.</p><p>&nbsp;</p><p>Pero nos conformamos porque es lo que debemos hacer para sobrevivir en esta sociedad. Se supone que llegará el tiempo de la jubilación, cuando por fin podamos dedicarnos a nuestra vida, es decir, a ser amos de nuestro tiempo completo para hacer lo que nosotros queramos con él. Esto siempre y cuando podamos garantizar las condiciones de sobrevivencia mínimas.</p><p>&nbsp;</p><p>Este sería el cuadro ideal. Esto sería lo justo. Pero con pensiones miserables o simplemente inexistentes, esto es imposible. Y la edad del descanso se prolonga en una edad de trabajos y angustias.</p><p>&nbsp;</p><p>La realidad es que vivimos en un sistema frío y que no tiene ni una pizca de humanidad ni de compasión. Casos como el del señor Serén ocurren aquí y en todo el mundo. La empresa proveedora de la pensión hace matemáticas para justificar su caso. Para ellos está claro que quien incurrió en una equivocación fue Serén, por no ahorrar durante toda su vida pensando en su pensión. </p><p>&nbsp;</p><p>A Serén lo auxilian sus hermanos con el pago del agua y la luz. Pero Serén también tiene que velar por su madre, de 77 años. Así es que va al centro de San Salvador a vender juguetes. A veces vende algo, muchas veces no. </p><p>&nbsp;</p><p>Se me ocurrió de pronto que la cultura del ahorro para la pensión y la cotización a un seguro médico debería ser algo que se les enseñe a los niños desde la primaria. Un valor inculcado desde la infancia. Pero no sé si eso serviría porque tengo la impresión de que el sistema siempre tiene maneras de hacer trampas y que el individuo siempre pierde. </p><p>&nbsp;</p><p>Por lo cual lo que debe haber es toda una revolución del sistema, para que alguien que haya trabajado honradamente toda su vida no se mire desamparado en su vejez.</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • revistas
  • septimo-sentido

Lee también

Comentarios

Newsletter