Lo más visto

Más de Revistas

Revistas  / septimosentido Séptimo Sentido

Un ecosistema marino limitado a su hallazgo

En 2009, un grupo de científicos descubrió el único pasto marino reportado hasta la fecha en El Salvador. Está en la Bahía de Jiquilisco, en Usulután, y en él viven 27 especies; tiene, además, la capacidad de almacenar dos veces más carbono que un bosque terrestre. Su valía no se pone en duda. Pero no ha habido, desde el Estado, una apuesta para aumentar la protección y la investigación de este ecosistema marino. Quienes lo han estudiado, en su mayoría, han sido científicos independientes.

Enlace copiado
Un ecosistema marino limitado a su hallazgo

Un ecosistema marino limitado a su hallazgo

Enlace copiado

Mediodía. A esta hora los moluscos conocidos como cascos de burro están bajo el fango y los pescadores ya se han ido a sus casas. En el playón solo quedan tres jóvenes que todavía buscan jaibas. Dos están a un costado de la barca que han usado ese día, donde tienen un barril de plástico, partido a la mitad, que sirve como recipiente para depositarlas. Jorge Mejía atrapa las jaibas y Miguel Yanes ayuda a acomodar las canastas y los changales, los instrumentos a base de hilo de trasmallo que sirven para pescarlas.

Han sido siete horas de pesca y ahora se preparan para ir a la casa, pero aclaran que aquí no hay hora para pescar. Siempre están las condiciones para hacerlo. "Hay unas 10 libras", dice Miguel, señalando las jaibas vivas que, por gusto, luchan por salir del barril. Miguel aprovecha para decir lo ricas que saben en sopa o guisadas con tomate, y con tortillas.


 Leer reportaje completo en: Un ecosistema marino limitado a su hallazgo

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines