Lo más visto

Más de Revistas

Un emprendimiento lleno de ilusiones

El ímpetu y la perseverancia de Alejandra Hidalgo la llevaron a materializar su sueño de tener su negocio propio: Agatha.  

Enlace copiado
Actualmente, el kiosco Agatha está presente en Plaza Mundo y Metrocentro

Actualmente, el kiosco Agatha está presente en Plaza Mundo y Metrocentro

Enlace copiado

La inquietud y los deseos de superación de Alejandra Hidalgo empezaron a manifestarse en el 2014, cuando se propuso  crear y vender pulseras, vía redes sociales y llegando a puntos de referencia para mostrárselas a sus clientes. A pesar de que, por ser hija única, sus papás no comprendían su empeño por seguir vendiendo, y ante la negativa de las cafeterías a las que recurría de permanecer demasiado tiempo en ellas, Alejandra tenía claro su objetivo y nada le impidió sentar las bases para materializar uno de sus más grandes sueños en la vida: tener su negocio propio y convertirse, a la vez, en  fuente de empleo para diversas personas.

Primeros pasos en firme
La demanda de sus productos de bisutería empezó a crecer, y sus padres decidieron unirse a su sueño. Como resultado de sus ventas online y en diferentes puntos, Alejandra Hidalgo –que en ese entonces contaba con 23 años– había reunido una cantidad importante de dinero para, con valentía, rentar un  espacio en Plaza Futura: un kiosco de venta de pulseras. “El primer kiosco que tuve fue el de Plaza Futura. Hacíamos pulseritas tipo Pandora, collares y todo  tipo de accesorios. Me daba risa porque como no tenía dinero para poder llenar de productos el kiosco le había pegado un montón de afiches; pero este primer kiosco es valioso para mí porque yo reuní el monto para pagar la renta, nunca agarré capital para mí misma”, relató la joven emprendedora.

La elección del nombre de su emprendimiento la tomó, luego de reflexionar sobre diversas alternativas, buscando uno que fuera original. Lo llamó Agatha, en honor de las piedras ágata que fueron la base para muchos de los accesorios que comercializaba.

Desde ese momento su proyecto fue creciendo con mucho impulso y las piezas se fueron moviendo a su favor. Con la guía consejera en temas financieros de su papá y gracias al gran apoyo de Grupo Agrisal, que le abrió las puertas en Plaza Mundo, Alejandra abrió otro kiosco en este centro comercial en el 2016. “El negocio iba creciendo, pero tenía que estar comprometida y estar de lleno, día y noche trabajando. Ahí empezamos a meternos en el rubro de los cosméticos”, relató.
 
Con el crecimiento de su oferta, entre bisutería y cosméticos, Alejandra se enfrentó a diversas caídas en este camino del emprendimiento, con la posibilidad de olvidarse de su sueño. Sin embargo, gracias al apoyo de sus papás y de Grupo Agrisal logró reponerse ante las constantes pérdidas en sus ventas y se mantuvo perseverante. “Agrisal habló con Grupo Roble para que me abrieran las puertas en Metrocentro en diciembre del año pasado”, apuntó la joven de 26 años.

Una nueva etapa
Al abrir el nuevo kiosco, Alejandra le apostó a la venta de cosméticos en función de la demanda de sus clientes y al flujo de personas de Metrocentro San Salvador, conservando siempre accesorios.

El éxito de Hidalgo reside en la innovación y la visión de darles a sus clientes más de lo que esperan. “Empecé a pensar que si vendemos maquillaje, podíamos contratar maquillistas que les ayuden a las personas a encontrar los productos adecuados para su tono de piel, y la respuesta de la gente ha sido fascinante. A pesar de que somos chiquitos, Agatha compite con otras grandes tiendas”, manifestó la joven. 

En el kiosco de Agatha en Metrocentro las mujeres pueden obtener la asesoría de una maquillista profesional  para escoger correctamente su producto, y por la compra de $10 en adelante tienen derecho a que esta las maquille, sin ningún costo adicional. Ese es el plus que Agatha brinda, además de ofrecer productos a precios accesibles y competitivos. 

Actualmente, el kiosco Agatha está presente en Plaza Mundo y Metrocentro, y en ellos se vende: labiales mate en diversas tonalidades, bases, polvos, sombras, contornos, iluminadores, máscaras de pestañas, delineadores, brochas, pestañas postizas, esmaltes; y bisutería variada: plata, baño y enchape de plata, pulseras tipo ágata y más. 

Una de las grandes aspiraciones de Alejandra con su negocio Agatha, además de ofrecer productos de calidad y al alcance de sus clientes, es contribuir a la economía local, empleando a diversas personas. Ella, respetuosa de los derechos de los empleados y de su dignidad, contribuye indirectamente con el sostén de sus familias, pagándoles más del salario mínimo, bonificaciones, horas extras, vacaciones e indemnizaciones. Esto ha hecho que su empresa camine de la mano de un pequeño grupo de colaboradores, que junto a su familia, constituyen el respaldo y empuje para que Agatha siga creciendo. 

Alejandra cree que no hay obstáculos para triunfar. “Es la intención que uno tiene de ser grande la que cuenta”, finalizó.

Visite y compre en los kioscos de Agatha 
Los kioscos de Agatha están ubicados en el centro comercial Metrocentro, octava etapa, frente a Almacenes Bomba y tiendas Blooklyn; y en centro comercial Plaza Mundo, primera etapa, segundo nivel, frente a Cyber Games. 
 
Búsquelos en Facebook como Agatha, y en Instagram como @agathasv, o contáctelos llamando al teléfono 7743-9278.  

Encuentra la nueva oferta laboral en: Bolsa de Trabajo

Tags:

Lee también

Comentarios