Lo más visto

Más de Revistas

Revistas  / septimosentido LO MÁS LEÍDO

Un legado de paz

"Con eso muchos nos dimos cuenta de que ya no respetaban nada", me dijo un hombre que en 1980 era solo un muchacho que se unió a esa insurgencia. Mi madre fue solo una más de las que se movilizaron después de la muerte de Monseñor.

Enlace copiado
Sigfredo Ramírez

Sigfredo Ramírez

Enlace copiado

Una de las primeras imágenes que se me vienen a la mente cuando pienso en Monseñor Romero es la de mi mamá. La imagino adolescente, llorando sin consuelo y abrazando a mi abuela cuando escucharon sobre la muerte de Monseñor en la radio. Esa noche fue larga en San Matías, un pueblo que no estaba acostumbrado al desvelo. Mi mamá lloró su muerte como la de un familiar cercano, alguien muy querido y vital. No fue la única. Esa noche millones lloraron por su asesinato. Mi madre me lo ha contado muchas veces: matarlo frente a todos, en plena liturgia, fue demasiado doloroso para los que lo querían.

Leer opinión completa en: Un legado de paz

Tags:

  • Opinión desde acá

Lee también

Comentarios