Lo más visto

Más de Revistas

Un mundo fascinante

El Jardín Botánico La Laguna, ubicado en el fondo de un cráter volcánico, alberga más de 3,000 especies de plantas nativas y algunos otros ejemplares de la región. Así mismo, es el hogar de cientos de especies de insectos, aves y reptiles en sus 4.5 manzanas de bosque abiertas al público muy cerca de la ciudad.
Enlace copiado
Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Un mundo fascinante

Enlace copiado


Equilibrio ambiental. El parque está compuesto por 46 manzanas de terreno, de las cuales solo 4.5 manzanas están abiertas al público. Para apreciar insectos y plantas se debe caminar observando con detenimiento el follaje. En los troncos de árboles, con suerte, se aprecian muchas de las variedades de saltamontes, arañas, reptiles y una que otra cotuza, una especie de roedor grande que deambula por los senderos y muy cerca de las fuentes de agua que abundan en el sitio. Es administrado por la  Asociación Jardín Botánico La Laguna, legalmente constituida en 1976.



Araña patas largas. Este tipo de araña vive en algunos jardines y llega a ser doméstica si encuentra su alimento en los hogares. En las partes más boscosas, los insectos abundan y completan la cadena alimenticia de estas arañas.



Más que flores.  Las maracas o sorbetes son flores que por su larga vida y su capacidad de acumular agua se vuelven verdaderos hogares para insectos y gusanos.



Iguanas. Dos iguanas verdes se calientan con los primeros rayos de sol después de una noche lluviosa, el perfecto camuflaje de esta especie la hace difícil de hallar con un primer vistazo.



Pescando.  En la comodidad del estanque, este ejemplar de garza verde caza diminutos peces que nadan entre las ninfas blancas. En el sitio se observan varios especímenes de esta especie.



Ratón de monte. Al caer la tarde muchas especies salen de sus escondites y buscan el alimento. Este ratón come unos tallos. Ya muy acostumbrado a la presencia de turistas, permite apreciarlo a pocos centímetros antes de buscar la seguridad de su cueva.



Cara pintada. Las tortugas al salir de su estanque son la sensación de los visitantes, quienes las alimentan mientras se dejan apreciar. El estanque también contiene una variedad de tilapia y pez dorado a los que también se puede alimentar.



Vigilante.  Un gavilán mira el horizonte mientras descansa. Esta es una especie de ave migratoria que utiliza el parque como una estación en su viaje.



Furtivo.  Un agutí centroamericano (dasyprocta punctata), más conocido en el país como cotuza, toma un trozo de alimento y prepara la huida.

Lee también

Comentarios