Lo más visto

Una lucha contra el tiempo en cada página

Paciencia, preparación y esmero es lo que a diario ponen en práctica los restauradores de libros de la Biblioteca Nacional para rescatar cada página, al margen de si está rota, cortada o deteriorada por el paso del tiempo.
Enlace copiado
Antiguos. La colección Lambruschini está compuesta por libros que datan de 1546 a 1925. Esta colección fue con la que la Biblioteca Nacional abrió sus puertas.

Antiguos. La colección Lambruschini está compuesta por libros que datan de 1546 a 1925. Esta colección fue con la que la Biblioteca Nacional abrió sus puertas.

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Una lucha contra el tiempo en cada página

Enlace copiado
Este trabajo es realizado en el sótano de la Biblioteca Nacional, donde anteriormente funcionaba el área de microfilm del banco Hipotecario. La razón por la que han sido confinados a ese espacio es por el peso de las prensas y demás maquinaria de restauración de cada ejemplar. Esta  labor permite que las diferentes colecciones de libros, revistas y periódicos permanezcan en uso constante de los usuarios.


Como en cápsulas. Los ejemplares del Diario Oficial son cosidos, pegados y archivados en el área de Restauración. Las cajas son fabricadas por los empleados para mantener secos y protegidos los libros más antiguos.




Proceso. Gladis de Rendón, del departamento de Conservación de la Biblioteca Nacional,restaura un libro titulado “Nociones de higiene”. Para este trabajo se utiliza herramientas y papeles especiales donados por Suecia.

De acuerdo con el registro oficial, la colección de libros con la que inició la Biblioteca Nacional fue  comprada a un general mexicano. Los volúmenes pertenecieron en su momento al cardenal  Lambruschini, secretario del papa Gregorio XVI. La llamada colección Lambruschini incluye algunos  libros en italiano, español, francés y latín, de autores europeos de los siglos XVIII y XIX.



Seleccionados. Los libros con mayor deterioro son seleccionados por Carolina de López y  posteriormente entregados a Restauración. El tiempo y los cuidados que demanda cada  ejemplar dependen de su antigüedad y del material en el que ha sido fabricado.



Los nacionales. Esta es parte de la colección de libros salvadoreños que se encuentran en el  salón Claudia Lars. Los que tienen la marca celeste son los que ya están digitalizados.

La digitalización de libros de la Biblioteca Nacional es un área que permite resguardar los volúmenes  más antiguos y no causarles desgaste. Una parte del libro es subida al sitio web de la biblioteca. No se  sube todo por respeto a los derechos de autor. Pero si la información es solicitada para consumo en el  lugar, es entregada a los usuarios. Si las páginas del libro o periódico a digitalizar se encuentran  dañadas, son llevadas a restauración antes de pasar a digitalización.



Utilidad para los usuarios. Santiago Pérez se encarga de digitalizar libros y periódicos para que la  consulta sea más fácil y menos perjudicial para los ejemplares.



Los titulares. Los libros, una vez terminada su restauración, son titulados con maquinarias  manuales, un equipo ya obsoleto en otros países.

Tags:

  • biblioteca nacional
  • conservación de libros
  • memoria histórica
  • cultura

Lee también

Comentarios