Variado menú

En lo que esperan a que se resuelva un proceso legal por la propiedad del inmueble, los jóvenes se toman el espacio para manifestarse.
Enlace copiado
Enlace copiado
Carta editorial

Un plato de arroz humeante resume una travesía. La comida reúne a las personas. Las acerca. Una mesa aviva la tolerancia entre culturas. En esta edición, el periodista Sigfredo Ramírez nos obliga a reparar en todo eso para lo que da la comida cuando hay tiempo para meditar. Más incluso si hablamos de la comida china.

Desde la mesa, Ramírez nos cuenta a una comunidad, la china, que ha vivido en el hermetismo por varias razones, entre ellas las leyes promulgadas durante los años en los que Maximiliano Hernández Martínez estuvo al mando del país. Desde la cocina nos revela a un grupo de personas capaces de crearse un mercado a medida y de trascender en los negocios pese a las crisis económicas. En esto, también hay cultura, toda la que se puede juntar en una receta.

Y de la comida pasamos al arte, tan cercanos los dos. El experimentado fotoperiodista Francisco Campos nos hace ver el proyecto de un grupo de jóvenes artistas. En el número 233 de la 6.ª avenida norte, en el barrio San José de San Salvador, funcionó durante años un negocio de libros usados. Un día, la persona a la que el dueño del negocio le pagaba una especie de renta, dejó de llegar. El negocio de los libros comenzó a desdibujarse y al mismo tiempo comenzó a aparecer algo que sin ser galería, taller o teatro, cumple –con mucha sencillez– las funciones de todos estos espacios.

Ahí está aún el grupo de jóvenes. Cada viernes montan actividades, como lectura de poemas. Componen música y la dan a conocer. Pintan y exhiben sus pinturas. En lo que esperan a que se resuelva un proceso legal por la propiedad del inmueble, ellos se toman el espacio para manifestarse.

Nuestros temas internacionales refieren a Estados Unidos en dos aspectos. El primero, de cara a sus políticas en contra de las personas que se han atrevido a denunciar los abusivos interrogatorios de la CIA, como el exagente John Kiriakou. En el segundo tema se evalúan las consecuencias de exigir el dominio del idioma inglés a todos los que soliciten documentos para residir de forma legal en ese país. Los centroamericanos que llegan a EUA sin documentos y casi sin educación formal son los que llevan la de perder.

Tags:

  • Carta editorial
  • Sigfredo Ramirez
  • Francisco Campos
  • comida china
  • barrio San Jose

Lee también

Comentarios

Newsletter