Lo más visto

Revistas  / septimosentido Séptimo Sentido

Vidalina contra el destino de pobreza

Según las cifras oficiales, ser mujer y vivir en el campo representan un doble obstáculo para ese elemental derecho de conseguir una fuente que asegure el sustento. Las oportunidades son pocas, y aquellas que se presentan, como los microcréditos solidarios, no constituyen una respuesta integral. Pero todo eso no para el espíritu de cientos de mujeres que se han negado a dejar de soñar.

Enlace copiado
El orgullo. Varias mazorcas se secan al sol en el patio de Vidalina. Al fondo está su casa, que ha terminado de construir con su propio dinero.

El orgullo. Varias mazorcas se secan al sol en el patio de Vidalina. Al fondo está su casa, que ha terminado de construir con su propio dinero.

Enlace copiado

Hace nueve años, la casa que ahora ocupa el centro de este terreno existía solo en sus sueños.

Vidalina Pérez estaba embarazada de su sexto hijo, el último de un matrimonio que duró 20 años y terminó tiempo después de que su esposo decidió migrar a Estados Unidos, donde podría encontrar un empleo que multiplicara por mucho el dinero que ganaba como vendedor de refrescos. El mismo que serviría para construir su casa, un lugar para tener algo que llamar propio en el cantón El Jocotillo, San Francisco Menéndez, Ahuachapán, en el que habían vivido desde siempre. La levantarían sobre este terreno ubicado a unos pasos del río Paz, a unos cuantos metros de la frontera La Hachadura. Ese pedazo de tierra que todavía no era suyo, pero para el que ya habían pagado una prima de $100, prestados por el padre de la mujer.


Lea el resto del contenido aquí.

Lee también

Comentarios