Lo más visto

Aspectos psicológicos y dolor de cabeza y cuello

Un porcentaje muy alto llega hoy en día a la consulta dental por dolores de cabeza, de cuello, de mejillas; y aunque no es un dolor puramente dental, sí está relacionado y debe ser manejado en equipo con el odontólogo, neurólogo y en algunas ocasiones con el otorrino.

Enlace copiado
Dra. Claudia Basagoitia

Dra. Claudia Basagoitia

Enlace copiado

Está comprobado que el dolor orofacial se manifiesta principalmente en mujeres, ya que en ellas hay mayor componente emocional, además de la mayor cantidad de nivel hormonal como el estrógeno. Sufren de frecuentes migrañas, algún tipo de depresión "enmascarada", algún tipo de mecanismo de defensa, ansiedad, crisis de pánico, síndrome de la boca seca, trastornos en los músculos de la masticación y en la articulación temporomandibular (encargada de abrir y cerrar la boca).

Muchas personas traen problemas emocionales desde la infancia o en la adolescencia, que en la edad adulta van acumulando experiencias y emociones que convierten las dolencias en un malestar de tipo crónico y el estrés que implica andar con el malestar, principalmente el dolor de cabeza de tipo migrañoso.

Factores de tipo psicosocial podrían aumentar el dolor: no superar la muerte de un ser querido, problemas con el cónyuge o familiares, problemas económicos, temores al futuro, etc.

¿Y por qué la cara, cabeza y cuello? Recordemos que existen más de 30 músculos en esta región y que todas las emociones como miedo, alegría, tristeza, cansancio se manifiestan en la cara. De allí se origina mucho de la cronicidad de las emociones y pueden causar dolor.

Hay que tomar en cuenta que vivir con dolor a nivel de cabeza y cuello causa estrés emocional y psicológico en los pacientes. Muchos consideran tener algún tipo de tumor o enfermedad grave, pero la realidad es que médicamente no tienen nada. Es el mal manejo de las emociones que causan este tipo de dolor.

Las características del dolor orofacial son: dolor intenso a nivel de la sien especialmente por las mañanas, sensación de cabeza "embotada", dolor cerca de los oídos, a veces mareos, interferencia elevada de la vida, estrés afectivo elevado y baja percepción de control de la vida.

Pero el mayor factor causante de dolores tipos migrañosos y de cara, es el estrés mal manejado y que es acumulado y no liberado.

En la boca, una de las zonas mayormente afectadas es la articulación encargada de abrir y cerrar la mandíbula. Esto provoca que los músculos faciales se tensionen y ocasionen una hiperactividad, causando problemas en la mordida, en algunos casos, presión en más de un diente, por lo que a nivel neural puede ocasionar molestias y alteraciones. Asimismo, el apretar los dientes con mayor intensidad (bruxismo).

El mismo estado de ánimo del paciente y el no poder controlar su dolor crónico se ha comprobado que afecta la higiene oral del paciente, pues el estar mayormente concentrado en resolver su problema distrae y descuida aspectos de limpieza adecuada. Esto genera el desarrollo de placa bacteriana, sarro y enfermedades en encías y hueso.

TRATAMIENTO PARA EL DOLOR OROFACIAL

El éxito para el tratamiento de dolor orofacial depende mucho de cómo maneja el malestar el paciente. Un paciente puede responder en forma adaptativa al dolor, puede buscar la manera para manejar el estrés, pero también puede reaccionar al no adaptarse bien a la situación incómoda y hacer de esta situación una catástrofe, ya que el componente emocional aumenta el dolor y entonces se restringen las actividades físicas.

El odontólogo se centra en la reducción de síntomas y el alivio al dolor en las zonas en donde el estrés se manifiesta: la cabeza, cuello y dolor a la palpación y el dolor de cabeza de tipo tensional.

La relajación es la clave para conseguir un mejor control de las emociones y disminuir la actividad muscular no funcional. Su médico y odontólogo deben ayudarle a cambiar su manera de reaccionar a las situaciones de la vida, luchar contra los "errores" del pensamiento y buscar cómo sustituirlos.

Existen dos maneras de reaccionar y es con lo que se lucha: las emociones "defectuosas" como la depresión, la ansiedad y la ira; y las emociones "saludables", que serían la tristeza y la preocupación. En cualquiera de los casos, se perjudica los músculos de la cabeza y cuello y músculos de masticación, pues generan sobrecarga muscular a este nivel.

Se ha comprobado que los pacientes con dolor orofacial utilizan palabras como: "desgastante", "espantoso", "insoportable", "preocupante", por lo que hay que evaluar minuciosamente también sus pensamientos para reducir y cambiar el aspecto negativo. O simplemente las cosas se deben hacer como el paciente quiere, a su hora, a su tiempo y a su manera. De no ser así, entra en conflicto.

Existe un cuestionario sobre la salud del paciente que ayuda sobremanera a evaluar al paciente en qué momento o situación emocional se encuentra.

La Asociación Médica Americana aprobó que uno de los tratamientos más eficaces para reducir este tipo de dolor es a través de la relajación. Un método muy eficaz es el uso de la guarda oclusal o férula con una terapia de relajación, aunque puede ir una terapia conjunta con medicamentos como ansiolíticos o tranquilizantes, relajantes musculares y analgésicos.

Es importante que el dispositivo nocturno vaya acompañado de una terapia. El simple acetato sin controles no es el verdadero tratamiento. Debe "activarse" la guarda oclusal una vez se logra relajar la mandíbula. El 90 % de dolores de cabeza de tipo tensional desaparecen.

Recuerde que hay que diagnosticar el tipo de dolor de cabeza y que es un trabajo en equipo para brindarle el mejor tratamiento.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines