Cáncer de cérvix: Cinco razones para la vacunación preventiva

El papiloma humano (VPH) es el causante del 99 % de los cánceres de cérvix en mujeres y de algunos que afectan a los hombres, como el de pene y orofaríngeo. Es importante la vacunación preventiva.
Enlace copiado
Cáncer de cérvix: Cinco razones para la vacunación preventiva

Cáncer de cérvix: Cinco razones para la vacunación preventiva

Enlace copiado

El doctor Francisco Álvarez, secretario del Comité de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), asegura que se trata de la vacuna “que más preguntas suscita en las consultas de pediatría de los centros de salud”.

Para aquellos padres que todavía tengan dudas sobre si vacunar o no a sus hijas e hijos, estas son las razones que esgrime el también pediatra en el Centro de Salud de Llanera (Asturias):

1.

El VPH no solo causa cáncer de cuello de útero, también de vagina, vulva y ano en las mujeres. Aparece en la edad adulta, a partir de los 35 años.

2.

Tanto mujeres como hombres son transmisores del virus. A los hombres les puede causar cáncer orofaríngeo, anal y de pene.

3.

Seguridad: “Es una de las vacunas más seguras. Ya la Organización Mundial de la Salud en un informe reciente descartó que tuviera relación con algunas de las enfermedades o efectos secundarios con las que se las ha relacionado”.

4.

Efectividad una década después de su implantación: “Los datos obtenidos en diversos estudios científicos arrojan ya datos de efectividad tanto en verrugas, como en lesiones pre-malignas y un estudio realizado en Finlandia con un pequeño grupo de mujeres refleja que previene al cien por cien el cáncer de cérvix”, señala el pediatra.

5.

Previene las verrugas genitales en ambos sexos.

Tres tipos de vacunas contra el VPH

La vacunación forma parte de la prevención primaria, seguida por la citología cervical y el test de VPH, una prueba específica para valorar la presencia de este virus en las células del cuello del útero en la mujer, mientras que en el hombre no existe ningún método de cribado para prevenir el cáncer.

Existen tres vacunas disponibles para ambos sexos indicadas a partir de los nueve años. Se trata de la bivalente, que protege contra dos de los más de cien genotipos del VPH; la tetravalente (que amplía a dos genotipos más) y la nonavalente (que incrementa hasta nueve los genotipos).

La vacuna nonavalente disminuirá la incidencia del cáncer de cérvix hasta un 73 % frente al 63 % de las vacunas bivalente y tetravalente, señala la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en un comunicado.

En El Salvador, la vacuna contra el VPH no está disponible en el esquema de vacunación. Sin embargo, se puede encontrar en el sistema privado, aunque su precio es muy elevado. Esta puede tener un costo de $125 cada dosis (son tres dosis), con un total de $375.

Cuando el cáncer de cérvix da la cara

Ocho de cada 10 mujeres sexualmente activas se van a infectar con el VPH, pero más del 95 % lo eliminarán espontáneamente gracias a su sistema inmune. Pero además de infección por VHP es necesario tener un estado inmunodepresivo como consecuencia del tabaco, el VIH, hepatitis C, diabetes descompensada o tras la medicación suministrada tras un trasplante.

Una pequeña minoría pueden presentar lesiones premalignas que solo en un 50 % progresaría a cáncer en un década si no se controla mediante las pruebas de cribado, como la citología.

A pesar de ser un cáncer prevenible cuando el origen es el VPH, cuando da la cara las últimas técnicas quirúrgicas permiten cirugías más conservadoras, a mujeres con estadios iniciales sin factores de riesgo y/o deseo gestacional con menor morbilidad y mejor calidad de vida, apunta SEOM en un comunicado.

Además de la quimioterapia y radioterapia, el avance más destacado es el uso de anticuerpos monoclonales, como el caso de bevacizumab en combinación con quimioterapia para cánceres avanzados, que ha permitido una aumento en la supervivencia global.

La inmunoterapia es un capítulo relevante, aunque aún no hay ninguna aprobación en esta patología, son muy prometedores los resultados de ensayos con vacunas terapéuticas o con tratamientos anti PD-1, según SEOM, para casos de cáncer avanzado.

En El Salvador 500 pacientes con cáncer de cuello uterino invasivo son atendidos anualmente en el Instituto del Cáncer.

Síntomas cáncer cervical

Es importante reconocer que la mayor parte del tiempo, el cáncer cervical inicial es asintomático. Según datos del portal médico MedLine Plus, los síntomas que se pueden presentar abarcan: sangrado vaginal anormal entre periodos, después de la relación sexual o después de la menopausia; flujo vaginal que no cesa, que puede ser pálido, acuoso, rosado, marrón, con sangre o de olor fétido; periodos menstruales que se vuelven más abundantes y que duran más de lo normal.

Asimismo, el cáncer cervical puede diseminarse a la vejiga, los intestinos, los pulmones y el hígado. Con frecuencia, no hay problemas hasta que el cáncer esté avanzado y se haya propagado. Los síntomas del cáncer cervical avanzado pueden ser: dolor de espalda, fracturas o dolor en los huesos, fatiga, fuga o filtración de orina o heces por la vagina, dolor en las piernas, inapetencia, dolor pélvico, hinchazón en una pierna y pérdida de peso.

Lee también

Comentarios

Newsletter