Lo más visto

Cáncer de estómago: ¿cómo detectarlo?

Conocer más sobre el cáncer de estómago podría ayudar a tener un mejor panorama de cuándo asistir a consulta con un gastroenterólogo e iniciar con los chequeos básicos para detectar tempranamente el padecimiento.
Enlace copiado
Cáncer de estómago: ¿cómo detectarlo?

Cáncer de estómago: ¿cómo detectarlo?

Enlace copiado

El mes dedicado a la lucha contra el cáncer está por terminar; sin embargo, esta enfermedad ataca de forma agresiva a todos los grupos sociales, étnicos y sin diferenciar sexo. Estar atento a diversos cambios en el cuerpo puede salvar la vida.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo; en 2015, ocasionó 8.8 millones de defunciones. Casi una de cada seis defunciones en el mundo se debe a esta enfermedad.

Solo el cáncer gástrico provocó 754 mil muertes a escala mundial en 2015. Asistir al especialista cuando se presenten ciertos cambios debe ser prioridad.

“El cáncer gástrico se origina a través de un crecimiento anormal de células en las paredes del estómago. Existen diferentes tipos, pero el más común se denomina adenocarcinoma, que se forma a partir de células que se encuentran en el revestimiento interno del estómago”, afirmó el gastroenterólogo del Hospital de la Mujer Carlos Honorato Villacorta.

Asimismo, Villacorta añadió que el otro tipo más común de este cáncer es el linfoma, que de igual manera al primero está asociado con la bacteria Helicobacter pylori que puede ser detectada a través de una prueba de laboratorio.

“No existen datos específicos de su incidencia en el país, pero sí se pueden establecer parámetros de que esta se encuentra entre los tres primeros cánceres que más afectan al hombre como a la mujer”, indicó el especialista.

Lo más común es que está enfermedad aparezca después de los 50 años, pero con la presencia de la bacteria Helicobacter pylori, se ha visto más frecuentemente en personas menores de 50.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo asociados al cáncer gástrico del tipo adenocarcinoma se encuentran: el riesgo de desarrollar cáncer gástrico aumenta gradualmente a partir de los 50; ser del sexo masculino; fumar predominantemente; anemia perniciosa; ingesta elevada de alcohol; consumo de alimentos ahumados, debido a que estos contienen unas sustancias llamadas nitritos; la bacteria Helicobacter pylori; antecedentes de cáncer en la familia y tipo sanguíneo A.

“Además, existen lesiones que se han identificado como precancerosas, es decir que ponen a las personas en mayor riesgo de padecer esta afección, tales como: los pólipos y la metaplasia intestinal (cambios por la inflamación crónica del estómago)”, especificó el gastroenterólogo.

Síntomas

Sus síntomas sueles ser bastante vagos e inespecíficos, ya que pueden presentarse en otros padecimientos de igual manera. El especialista indicó que algunos de estos pueden ser: acidez o dolor en la boca del estómago –que puede confundirse con gastritis–, náuseas, vómitos, distensión del abdomen, sensación de plenitud temprana al comer, pérdida del apetito.

Asimismo, los pacientes también presentan síntomas de alarma tales como: pérdida de peso, heces negras, expulsar sangre por la boca, presencia de anemia y vómitos. “Una vez detectado el cáncer gástrico a través de una serie de pruebas y a pesar del tratamiento que se aplica, es un cáncer bastante agresivo y no tiene un buen pronóstico”, expresó.

¿Es posible detectarlo a tiempo?

Según la Sociedad Americana del Cáncer, la detección temprana consiste en realizar estudios en personas sin síntomas. En los países como Japón, en los que el cáncer de estómago es muy común, la realización de pruebas masivas a la población ha ayudado a descubrir muchos casos en una etapa temprana y curable.

En nuestro país, lo recomendable es iniciar con chequeos y pruebas de detección años antes de lo que ha sido diagnosticado un familiar del paciente con cualquier tipo de cáncer. Sin embargo, esto no es una regla, ya que, aunque no exista cáncer en la familia, cualquiera puede padecerlo. Por eso, es importante actuar y consultar a un especialista para iniciar con los chequeos básicos y preventivos.

“Aunque no se pueda prevenir el cáncer de estómago, se pueden tomar ciertas medidas para disminuir el riesgo de padecerlo”, explicó Villacorta, por ejemplo: asistir a consulta periódicamente; seguir una dieta saludable rica en frutas y verduras, y que incluya una cantidad adecuada de vitamina C; evitar ingerir productos ahumados y en salazón; no fumar y no abusar del consumo de alcohol; realizar revisiones periódicas con endoscopias a pacientes con úlceras gástricas, pues esta medida no es realmente preventiva, pero permite la detección precoz del cáncer, aumentando la posibilidad de cura.

Además los pacientes que han sufrido algún tipo de cirugía gástrica y que además tienen anemia deben seguir un programa de revisiones periódicas. “Realizarse la prueba del Helicobacter pylori para erradicarla una vez detectada, es importante por su relación con este cáncer”, concluyó.

Lee también

Comentarios