Cáncer de próstata: comprometerse a la detección temprana

La detección temprana de esta patología es prioritaria para todos los hombres. Conoce más sobre sus diversos tratamientos, exámenes y síntomas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Muchos son los tabúes que existen en torno al cáncer de próstata, originando así una incidencia muy alta de dicho padecimiento. En la actualidad uno de cada siete hombres lo sufre y la detección temprana es muy poca, y mucho se debe a la falta de información y chequeos médicos.

El próximo 11 de junio se conmemorará el Día Mundial de Cáncer de Próstata y es un buen momento para hacer énfasis en que, cuando se diagnostica en las primeras fases, hay grandes posibilidades de curación.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. En 2014 esta entidad informó que en los países de Centroamérica se identifica un estimado de 176,000 casos nuevos al año y ocurren aproximadamente 108,000 muertes anuales por esta causa, siendo los tipos de cáncer más frecuentes: mama, próstata, cérvix uterino, estómago, colon-recto y pulmón.

“El cáncer de próstata (glándula sexual del hombre encargada de producir el semen) es una enfermedad en la cual las células prostáticas cambian su patrón normal al producir un crecimiento anormal celular que invade el órgano, ocasionando siembras a distancia o metástasis”, explicó detalladamente el doctor Hugo Eduardo Iraheta Marín, urólogo del Hospital de la Mujer.

El especialista enfatizó que en las etapas iniciales este cáncer no da ningún síntoma. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, sí puede manifestar síntomas como: flujo urinario lento o debilitado al orinar; obstrucción a la salida de la orina cuando el tumor ya es muy grande; sangre en la orina; dificultad para lograr una erección; dolor o fractura de caderas, espalda, el tórax u otras áreas debido a la propagación del cáncer a los huesos; o incluso pérdida del control de la vejiga o los intestinos debido a que el cáncer causa presión en la médula espinal.

En cuanto al tipo de pruebas, la mayoría se detecta por medio del examen del antígeno prostático (PSA) y con un examen físico o tacto rectal, según comentó el urólogo.

La PSA consiste en tomar una muestra de sangre para medir los valores de esta sustancia en la sangre, pues la concentración del PSA es frecuentemente elevada en hombres con cáncer. A su vez, el especialista añadió que si hay antecedentes familiares de cáncer de próstata se debe comenzar a valorar a partir de los 40 años, de lo contrario, lo ideal es iniciar los chequeos correspondientes de manera anual, desde los 45 y 50 años.

Tratamientos

Los tratamientos dependen del grado de evolución del tumor, si este está localizado en la próstata y no es muy agresivo ni ha salido del contorno, se aplica una cirugía radical de próstata, la cual consiste en quitar el órgano, las vesículas seminales con ganglios y unir nuevamente la uretra a la vejiga. También puede darse radioterapia en todas sus modalidades, cuando el tumor está localizado.

“Existen otros tratamientos como el ultrasonido de alta intensidad (HIFU) que consiste en destruir la próstata haciéndola ‘calentar’ con ultrasonidos focalizados”, enfatizó el urólogo.


Tags:

  • cáncer de prósta
  • diagnóstico
  • próstata
  • glándura sexual masculina
  • tratamiento

Lee también

Comentarios

Newsletter