¿Cómo prevenir los problemas digestivos?

Alrededor del 30 % de la población mundial sufre algún problema digestivo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año tienen lugar 1,500 millones episodios, resultando de éstos en 1.5 millones de muertes.

Enlace copiado
¿Cómo prevenir los problemas digestivos?

¿Cómo prevenir los problemas digestivos?

Enlace copiado

Muchas personas sufren de algún trastorno digestivo a lo largo de su vida: dolor o ardor de estómago, acumulación de gases, estreñimiento, eructos y otros. Molestias que son más habituales con el paso de los años.

Estos trastornos pueden provocar inflamación en el esófago o úlceras en el estómago, entre otros síntomas. Sin embargo, muchos de estos problemas pueden ser tratados con medicamentos y cambios significativos en el estilo de vida.

Además, los problemas de estómago podrían evolucionar en una larga lista de molestias digestivas mientras envejeces, según el doctor Maged Rizk, especialista en gastroenterología, muchos adultos mayores se obsesionan con estas complicaciones.

"El tracto gastrointestinal envejece al mismo tiempo que nuestro cuerpo. Le digo a los pacientes que no se molesten por ello", sugiere el experto.

Algunos de los factores que pueden incidir en el desarrollo de padecimientos digestivos son: el consumo crónico de medicamentos, la inactividad física, y una mala alimentación.

El doctor Maged Rizk explica que algunos síntomas de lo que llama "mayores culpables" pueden causar constipación, diarrea, dolor abdominal y náuseas.

La dieta como prevención

Una dieta mal balanceada puede causar deficiencia de hierro, B12 y otras vitaminas, que dan como resultado problemas digestivos.

De manera general, el experto recomienda disminuir el consumo de carnes rojas y azúcares, evitar el consumo de bebidas alcohólicas y gaseosas, mantenerse hidratado y beber entre 1.5 y 2 litros de agua al día, comer despacio y masticar bien los alimentos.

5 consejos preventivos

Envejecer puede estimular los problemas digestivos, pero el Dr. Rizk recomienda estos 5 pasos para contraatacar el malestar. 

  1. Mantener una dieta saludable
    Lo primero es añadir fibra a las comidas incluyendo verduras crudas, frutas y muchos granos. También reducir el consumo de sal, evitar alimentos blancos como el pan, arroz o papa, comer variedad de proteínas como el frijol, pescado y carnes magras.
  2. Evitar las comidas que puedan causar acidez o reflujo
    Para algunos los productos lácteos producen los mayores problemas estomacales. Para otros, puede ser el gluten. Es diferente para cada uno,  si no estás seguro de cuáles son los alimentos que te causan problemas crea una dieta de eliminación. Habla con tu doctor sobre examinar cuáles productos alimenticios te producen alergia o intolerancia para encontrar a los culpables. 
  3. Considera los probióticos
    Los probióticos son suplementos que contienen bacterias “beneficiosas” que son de mucha ayuda. De igual forma no debes tomarlas para la diarrea, al menos que sea después de una infección específica. Los probióticos también vienen en forma de yogures (revisa la etiqueta), chucrut “vivo” (fresco), kombucha y tempeh.
  4. Revisa tus medicamentos
    Los medicamentos de venta libre y las drogas preescritas pueden causar problemas digestivos. Habla con tu doctor por posibles problemas secundarios y pregunta por posibles sustitutos de las medicinas que producen diarrea, nauseas, constipación y otros problemas.
  5. Mantente activo
    El ejercicio y la actividad física ofrecen muchos beneficios para la salud, como prevenir la constipación. Tener 150 minutos de ejercicio a la semana puede acercarte al camino de una vida saludable. Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda tener dos días a la semana para ejercicios de estiramiento muscular. Sal y mantente en movimiento, tu estómago te lo va a agradecer. 

Beneficios de las fibras en la dieta

Según la Organización Mundial de Gastroenterología, consumir alimentos ricos en fibra como las legumbres, bananas, avena, trigo y centeno; puede aportar estos beneficios al organismo.

  • Reducción del colesterol total y/o de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) en sangre
  • Reducción de la glucemia y/o niveles de nivel de glucosa en sangre tras las comidas
  • Aumento del volumen de las heces y/o disminución del tiempo de tránsito intestinal
  • Reducción de la presión sanguínea
  • Aumento de la sensación de saciedad
  • Pérdida de peso/reducción de la obesidad
  • Modulación positiva de los microorganismos (todas las bacterias, arqueas, eucariotas y virus) presentes en un entorno 
     

Tags:

  • OMS
  • problemas digestivos
  • fibra
  • salud
  • dieta

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines