Lo más visto

Salud Nutrición

Consejos para evitar alergias o intolerancias alimentarias

Alergias o intolerancias alimentarias, ¿son lo mismo? ¿Podemos diferenciarlas por su sintomatología? ¿Cómo detectar si un producto contiene un alérgeno?
Enlace copiado
foto de la prensa/archivo

foto de la prensa/archivo

Enlace copiado

Laura González, dietista y nutricionista, ofrece consejos para evitar reacciones adversas en la preparación y consumo de alimentos.

Las alergias o intolerancias alimentarias afectan a entre el 3 y 5 por ciento de los ciudadanos de la Unión Europea. Unas cifras, que en el caso de los niños ascienden al 4-6 por ciento, siendo la prevalencia de reacciones adversas a los alimentos de un 3 % en España.

En cuanto a las intolerancias más prevalentes, en España destaca la intolerancia a la lactosa (que se estima padecen entre un 15-40 % de adultos).

Respecto a la enfermedad celíaca se estima que la prevalencia en España es en torno a unas 450,000 personas afectadas, lo que supone el 1 % de la población.

En el resto de alergias e intolerancias alimentarias destaca la alergia a las frutas, las cuales padecen un 21 % de niños españoles de entre 6 y 13 años.

Laura González, señala que “la única forma de saber si una persona tiene una reacción adversa a un alimento es mediante diagnóstico médico”.

Las alergias o intolerancias alimentarias son reacciones adversas causadas al comer un alimento o alguno de sus componentes. El grado de esta reacción puede ser de leve hasta muy grave.

“Por lo que es importante que las personas afectadas tomen precauciones a la hora de planificar su alimentación para no comprometer su salud”, sostiene la experta.

“Seguir una dieta saludable es posible pese a que padecer alergias o intolerancias alimentarias conlleve excluir los alimentos que contienen el alérgeno de manera natural así como otros que lo contengan entre sus ingredientes”, aclara.

Pero ¿en qué se diferencian las alergias de las intolerancias alimentarias? Mientras que las alergias provocan alteraciones del sistema inmune producidas por la exposición a uno o varios alérgenos, las intolerancias alimentarias cursan principalmente por alguna alteración digestiva.

En alergias, los síntomas más comunes son estornudos, tos, picores, erupciones en la piel, dolor abdominal, diarreas, etc.

En casos de gravedad se puede producir una reacción conocida como shock anafiláctico, que puede llegar a ocasionar la muerte rápida.

Los síntomas de una intolerancia alimentaria suelen ser más de carácter digestivo, tales como diarrea, vómitos, dolor abdominal y, además, se trata de síntomas que no aparecen de forma súbita.

 

Pautas para evitar intolerancias alimentarias
La normativa del etiquetado pauta la declaración obligatoria de los 14 alérgenos sobre los que se debe advertir al consumidor. Estos son algunos:

Cereales que contengan gluten y productos derivados.
Crustáceos y productos a base de crustáceos.
Huevos y productos a base de huevo.
Pescado y productos a base de pescado.
Cacahuetes y productos a base de cacahuete.
Soja y productos a base de soja.

Lee también

Comentarios