Lo más visto

Más de Salud

Salud Una mala higiene puede acarrear malestares gástricos

¿Cuál es la mejor forma de limpiar las frutas y las verduras?

Seguramente te has preguntado cuál es la mejor forma de lavar las frutas y verduras. Ante esto los especialistas dicen:  "somos unos inconscientes por no limpiarlas antes de comerlas".
Enlace copiado
Enlace copiado
Según especialistas, para lavarlos no hace falta utilizar productos extra aparte del agua.

Antes de lavar las frutas y verduras, se debe saber que no es malo lavar en exceso las frutas y las verduras. Lo realmente malo es no limpiarlas en absoluto o creer que con pasarlas por debajo de un poco de agua es suficiente.

Según la Agencia de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), "en el medio ambiente —suelo, polvo, agua de riego...— puede haber microorganismos patógenos y elementos químicos que en ocasiones pueden contaminar las frutas y verduras". Además, apuntan los expertos, con un paso por el agua se elimina gran parte de los pesticidas que puedan haber quedado en la piel de estos alimentos.

"Caemos en la inconsciencia de no limpiar correctamente las frutas y verduras", advierte Juan Revenga, dietista-nutricionista y creador del blog El nutricionista de la general. Lo cierto es que pocas veces reparamos en que una mala higiene en la cocina puede acarrear malestares gástricos, dolores abdominales, reacciones en la piel o enfermedades como la listeriosis, una infección provocada por la bacteria listeria monocytogenes, que se manifiesta con fiebre y fuerte dolor muscular, precedida de diarreas u otros trastornos gastrointestinales, y que es especialmente virulenta con embarazadas, mayores de 65 años y personas con el sistema inmunológico débil, e incluso puede provocar la muerte.

Hay quien piensa que si se lavan muchos las frutas y verduras pueden perder nutrientes en el proceso, pero eso no es así.

En breve te comentamos las diversas formas sobre cómo puedes lavar diversos tipos de alimentos. Recuerda que no es necesario que utilices jabones o detergentes, que a la larga pueden ser dañinos para la salud de tus hijos y la tuya.

  • Vegetales de hoja. Lave separadamente y de forma individual las hojas de lechuga y otras verduras bajo el chorro de agua corriente. Deseche las hojas exteriores si están feas. La inmersión previa de las hojas durante unos minutos en un recipiente con agua fría puede facilitar el ablandamiento de tierra y suciedad si están presentes. Séquelas con papel de cocina. 
  • Vegetales como el coliflor y brócoli.Sumérjalos en agua durante uno o dos minutos, enjuáguelos bajo el chorro de agua corriente y séquelos.
  • Manzanas, pepinos, peras y otros vegetales y frutas de consistencia firme. Lávelos directamente bajo el agua, frótelos con un cepillo suave si fuera necesario y séquelos.
  • Melones y sandías. Aunque está claro que no nos vamos a comer la piel, son productos que crecen en contacto con la tierra, con lo cual conviene lavar con agua y frotar su superficie antes de abrirlos y luego secarlos. A la hora de cortarlos, utilice un cuchillo para cortar las tajadas y otro diferente para separar la pulpa de la piel.
  • Frutas más o menos blandas (uvas, cerezas, ciruelas, mora). No lavar hasta el momento de su consumo, antes de guardarlas revisar y desechar aquellos granos o ejemplares mohosos o en mal estado (podrían afectar al resto). Antes de consumirlos sumérjalos en agua y, posteriormente, enjuáguelos bajo el chorro de agua corriente.

Lee también

Comentarios