Lo más visto

Salud El estrés crónico provoca la muerte de las neuronas del hipocampo

¿Cuándo deben preocuparte los olvidos?

La memoria es frágil y con el paso de los años, los olvidos se hacen cotidianos. Sin embargo, no todos los olvidos deben preocuparnos. Por ejemplo, como cuando tienes la palabra en la punta de la lengua: estás a punto de recordar algo pero no acaba de llegar. ¿Cuándo debes preocuparte?
Enlace copiado
¿Cuándo deben preocuparte los olvidos?

¿Cuándo deben preocuparte los olvidos?

Enlace copiado

Tratar de recordar un nombre, una calle, una fecha, pero al cabo de unos minutos y sin esfuerzo aparente, el dato se hace presente. Estos olvidos son pasajeros. También los olvidos debido a fallos de atención. La razón es que no tenemos un cerebro multitarea, capaz de realizar varias actividades a la vez. Entonces, ¿Cuándo debes preocuparte?

Ante un olvido, el fantasma del alzhéimer se hace presente, pues la pérdida de memoria es su síntoma cardinal.

Al principio, la pérdida de memoria se traduce en no recordar hechos o datos adquiridos recientemente. En consecuencia, se hacen preguntas de forma repetitiva, se compra la misma cantidad de filetes cada día, no se recuerdan fechas señaladas (cumpleaños, citas médicas,..) ni los nombres de personas conocidas y resulta imposible encontrar objetos guardados en lugares no habituales. Los olvidos ya dificultan la ejecución de las actividades diarias. En esos casos no dude en consultar al neurólogo.

¿Cómo se puede cuidar la memoria?

Los especialistas señalan que hasta un tercio de los casos de Alzheimer podría evitarse adoptando un estilo de vida saludable, basado en estas recomendaciones:

Controle la tensión arterial. El colesterol, la glucemia y la salud cardiaca. Así reducirá de riesgo de ictus. Tome las mediaciones que le indiquen.

Deje de fumar. Es la medida más influyente en la salud general. El consumo excesivo de alcohol daña las redes neuronales implicadas en la memoria.

Nutrición balanceada. Coma sano, equilibrado, variado y con moderación. Los enemigos son la sal, el azúcar y las grasas trans.

Practique ejercicio físico. El ejercicio físico moderado mejora la salud cerebral por mejorar la oxigenación del cerebro, reducir el riesgo de ictus y estimular la producción de nuevas neuronas.

Mantenga la actividad intelectual. Así aumenta la reserva cerebral y cognitiva y compensa la pérdida de neuronas y el declive en el funcionamiento del cerebro. 

Participe en actividades sociales. La interacción social promueve las conexiones entre neuronas y el desarrollo de nuevos circuitos. Salga con amigos y comparta experiencias.

Reduzca el estrés. El estrés crónico provoca la muerte de las neuronas del hipocampo. Un modo de derrotar al estrés es la regulación emocional, el equilibrio justo entre razón y emoción.

Cuide el descanso nocturno. El sueño ha de ser suficiente y reparador. No dormir bien nos convierte en seres enfermos, lentos, obesos, tristes y desmemoriados.

Tags:

  • Memoria
  • Alzheimer
  • Cerebro

Lee también

Comentarios